Un estudio muestra el futuro de la robótica: "Podemos sentir una herramienta injertada como si fuera nuestro cuerpo"

Recreación de una de las prótesis que plantea el estudio.
Recreación de una de las prótesis que plantea el estudio.
Ottavia Maddaluno
Recreación de una de las prótesis que plantea el estudio.

La robótica, de la mano de la inteligencia artificial, avanza a pasos agigantados y ahora, científicos han planteado cuál podría ser la etapa inminente: la integración entre las máquinas y el cuerpo humano.

Neurocientíficos de la Universidad de la Sapienza de Roma han descubierto que las personas en realidad se sienten más conectadas con herramientas biónicas "parecidas a pinzas" que con injertos que se parecen a manos humanas.

Utilizando realidad virtual (VR), los investigadores probaron si los humanos podían sentir que la garra de la pinza era parte de su propio cuerpo. Los participantes pudieron encarnar con éxito una "herramienta biónica" y una prótesis de mano en grados iguales.

Sin embargo, las personas eran más rápidas y precisas al completar virtualmente tareas con las manos con pinzas que cuando usaban una mano humana.

"Para que nuestra biología se fusione perfectamente con las herramientas, necesitamos sentir que las herramientas son parte de nuestro cuerpo", dijo Ottavia Maddaluno, neurocientífica y primera autora del estudio.

"Nuestros hallazgos demuestran que los humanos pueden experimentar una herramienta injertada como parte integral de su propio cuerpo", añadió. El estudio se realizó junto con la Fundación Santa Lucía IRCCS con la neurocientífica Viviana Betti.

Las autoras creen que los participantes en el estudio se identificaron más con las manos con pinzas debido a su simplicidad. Tener sólo dos puntas, en lugar de cinco dedos, podría hacer que las tareas sean más fáciles de calcular para el cerebro.

"En términos de la tarea de pellizcar, las pinzas son funcionalmente similares a una mano humana, pero más simples, y lo simple también es mejor desde el punto de vista computacional para el cerebro", añadió Maddaluno.

Las investigadoras observaron que una sensación de 'valle inquietante', la extraña sensación que evoca un objeto robótico con apariencia humana , también puede haber perjudicado las posibilidades de la mano con apariencia humana.

"El siguiente paso es estudiar si estas herramientas biónicas podrían incorporarse en pacientes que han perdido extremidades", explicó Maddaluno. "También queremos investigar los cambios plásticos que este tipo de herramienta biónica puede inducir en el cerebro tanto de participantes sanos como de amputados", dice.

20minutos

20minutos.es líder en los diarios más leídos en internet. Consulta las últimas noticias en el diario gratuito de referencia en España.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento