Dos hombres y una mujer han sido asesinados la mañana de este lunes a tiros en Santoña (Cantabria), a pocos metros del penal de El Dueso, cuando se encontraban en una furgoneta y un hombre ha disparado contra ellos para huir después en un coche de gran cilindrada, en el que le esperaba un cómplice.

La Guardia Civil baraja, como primera hipótesis, que el crimen haya sido cometido por un ajuste de cuentas

Los dos hombres muertos en el tiroteo tenían antecedentes penales, por lo que la Guardia Civil baraja, como primera hipótesis, que el crimen haya sido cometido por un ajuste de cuentas, según ha informado la Delegación del Gobierno en Cantabria.

La furgoneta, una Renault Traffic de color blanco, con los cristales tintados, estaba parada en el arcén a unos 150 metros de los muros de la prisión.

A las 9.40 h se detuvo junto a ella un vehículo de gran cilindrada en el que viajaban dos hombres; uno de ellos se bajó del coche y disparó contra los tres ocupantes de la furgoneta mientras el otro le esperaba dentro.

El asesino regresó al coche después de tirotearles y huyó junto a su acompañante.

Vivían en Santander

Las tres víctimas vivían en Santander. La mujer, que no estaba fichada, tenía 45 años y los hombres, T.R.F. e I.C.L., contaban con 55 y 43 años, respectivamente, y tenían antecedentes penales.

Las cámaras del penal no han captado ninguna imagen, porque el lugar de los hechos "se sale del perímetro"

La titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Santoña, que se ocupa del caso, ha decretado el secreto del sumario, después de ordenar el levantamiento de los cadáveres.

Los tres cuerpos fueron trasladados al tanatorio del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla, en Santander, alrededor de las 12.30 h.

El triple asesinato ha sido cometido en la avenida de Berria, en El Barrio de Piedrahita de Santoña, que es la carretera que da acceso a la prisión de El Dueso. La avenida ha sido cortada al tráfico durante toda la mañana, mientras los cuerpos eran sacados de la furgoneta y trasladados al hospital y la Guardia Civil recogía pruebas en el vehículo.

Reo de permiso

Una de las víctimas, T.R.F., cumplía condena por cuatro homicidios cometidos en el barrio santanderino de Cueto y en Mogro en 1986, según fuentes cercanas al caso. Estaba recluido en El Dueso, tras haber sido condenado como autor de dos delitos de asesinato y otros dos de homicidio por la Audiencia de Cantabria a penas que sumaban 88 años de prisión.

La víctima estaba fuera de la prisión gracias a un permiso, pero no había regresado  en el plazo establecido.

Sin imágenes de las cámaras

Aunque el muro que rodea el penal está muy cerca del escenario del triple crimen, las cámaras de El Dueso no han captado ninguna imagen, porque, según fuentes de la investigación, el lugar donde se han producido los hechos "se sale del perímetro".

Tampoco tienen constancia de que los disparos hayan sido escuchados por alguno de los agentes de vigilancia del centro penitenciario.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.