Nicolas Cage
Nicolas Cage. ARCHIVO

El actor estadounidense Nicolas Cage presentó el viernes una demanda de 20 millones de dólares contra su ex administrador de negocios, acusándolo de negligencia y fraude y ser el causante de haber enviado "a la ruina financiera" a la estrella de películas como La búsqueda.

Cage alega que su recientemente despedido administrador no pagó los impuestos cuando estaban vencidos y realizó inversiones especulativas y arriesgadas "que tuvieron como resultado que (el actor) sufriera pérdidas catastróficas".

El consejero no alertó a Cage de que se le estaba acabando su dinero

En una demanda presentada ante el Tribunal Supremo de Los Ángeles y obtenida en primera instancia por la web de famosos TMZ.com, Cage sostiene que se ha visto forzado a vender bienes e inversiones debido a las decisiones adoptadas por su administrador financiero durante los últimos siete años.

La demanda también señala que el consejero tampoco alertó a Cage de que se le estaba acabando su dinero y de que había sobrepasado sus líneas de crédito.

El antiguo administrador, Samuel Levin, no ha querido hacer ningún comentario al respecto por el momento.

Cage, de 45 años, es uno de los actores más fructíferos de Hollywood, con más de 50 películas en su haber, incluyendo su papel como alcohólico, por el que obtuvo un Oscar, en Leaving Las Vegas, y películas de acción como Cara a cara y 60 segundos.

El actor tuvo unas ganancias cercanas a los 40 millones de dólares el año pasado, según Forbes.com, y se espera que durante los próximos dos años llegue a los cines con seis nuevas películas.

Recientemente recibió una demanda de 6,6 millones de dólares (más de cuatro millones de euros) por retrasos en el pago de impuestos sobre la renta, intereses y multas impuestas por las autoridades estadounidenses.

Cage declaró que no fue consciente de la magnitud de sus problemas hasta septiembre de 2008, cuando contrató a un nuevo administrador. El actor ha pedido 20 millones de dólares por daños y perjuicios, argumentando que su reputación ha sido "manchada de un modo irreparable".