'España va a trabajar duro, va a mojarse en su presidencia (de la UE) por la paz en la región y por el reconocimiento del Estado palestino', dijo Zapatero tras visitar los territorios palestinos y reunirse con su presidente Mahmud Abas en la ciudad cisjordana de Ramala.

Zapatero inició su gira por Siria, territorios palestinos e Israel después de reunirse el martes con el presidente Obama en la Casa Blanca, donde ambos mandatarios abordaron la cuestión de Oriente Próximo ante la próxima presidencia española de la UE, que comienza el 1 de enero.

En la primera visita de un presidente español a Israel desde hace diez años, Zapatero manifestó que España va a trabajar con fuerza por la paz, y va a volcar su potencial diplomático, en estrecha colaboración con la administración Obama, en esa tarea que reconoció llena de dificultades y 'nudos difíciles'.

'Hay que conseguir la paz justa, con un Estado de Israel seguro, al que se le garantice la seguridad, con el compromiso de la comunidad internacional, en contra del terrorismo y de cualquier secuela del terrorismo', dijo Zapatero en una rueda de prensa conjunta tras su encuentro con el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu.

El presidente español, que también celebró una reunión con el presidente judío Simon Peres, inició la jornada visitando el Museo del Holocausto para rendir homenaje y recordar a los seis millones de judíos víctimas del nazismo.

'La España democrática está con la memoria del holocausto, solidaria con el sufrimiento que tuvo el pueblo judío', dijo ante una pregunta de un periodista sobre el genocidio del pueblo judío, al que calificó de 'la página más inhumana de la historia'.

'Cualquier rasgo de antisemitismo en absolutamente inaceptable, moralmente despreciable', dijo Zapatero.