Botellón
Varios jóvenes bebiendo en la calle. ARCHIVO

«Esta noche me he gastado tres euros en alcohol. Tengo que ahorrar porque beber luego en Interpeñas sale muy caro y no tengo mucho más dinero», asegura Juan mientras bebe de un litro de sangría en la plaza de los Sitios, pasadas las diez de la noche. Como él, cientos de jóvenes optan cada vez más por beber en la calle para ahorrar sin perder un ápice de fiesta.

El botellón se ha extendido estos días por media ciudad, ocupando parques y fiestas, ensuciando la vía pública y dejando decenas de intoxicaciones etílicas cada día. Cruz Roja ya ha llevado a 61 personas al hospital por haber ingerido demasiado alcohol.

Cruz Roja ya ha llevado a 61 personas al hospital por haber ingerido demasiado alcohol

Botellas de licor, litros de cerveza y calimocho y cartones de vino ocupan cada noche casi una decena de espacios de la ciudad. A los lugares que suelen sufrir este fenómeno durante todo el año (plaza de los Sitios, parque Miraflores o el Casco), se suman otros nuevos derivados del uso que se les da por las fiestas del Pilar. Las cercanías de la carpa de Valdespartera, Interpeñas o el Canódromo son los que más problemas están registrando.

Además de los problemas de suciedad hay que añadir los ruidos y molestias que sufren los vecinos. «El pasado fin de semana algunos gamberros tiraron botellas a los coches que pasaban por debajo del puente de la calle Uncastillo», explica Fernando Herranz, un vecino del parque Miraflores.

Sin embargo, muchos jóvenes se quejan de que se generalicen estas actitudes tan incívicas. «Nosotros hacemos botellón muchas veces en el parque, pero al acabar recogemos todo. No todos arrancamos farolas», explica un joven en la plaza de los Sitios.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.