Un estudiante de 17 años del instituto Torreforta de Tarragona ha sido agredido el pasado viernes presuntamente con una catana a las puertas del centro por un grupo de jóvenes, de los que dos menores han sido detenidos por la Policía Local, según han confirmado fuentes del citado cuerpo.

Le agredió provocándole un corte en la cabeza por lo que recibió cinco puntos de sutura para cortar la hemorragiaA mediodía del viernes, el alumno salió del centro y se encontró con el grupo (uno de ellos presuntamente con una catana) que le agredió provocándole un corte en la cabeza, por lo que el adolescente fue trasladado al CAP Torreforta donde recibió cinco puntos de sutura para cortar la hemorragia, según publican El Punt y Diari de Tarragona.

Además, otro estudiante de 17 años también resultó herido y fue trasladado al Hospital Joan XXIII con un corte en la cara. Algunas personas alertaron a la Policía Local, que consiguió detener a los dos presuntos agresores en el barrio de La Floresta de Tarragona, y que ya han pasado a disposición de los Mossos d'Esquadra.

Durante la clase de gimnasia, el alumno salió a buscar un balón que se le escapó fuera del centro y allí un grupo de jóvenes lo amenazó con matarlo cuando saliera del instituto. Una vez finalizadas las clases se produjo una pelea multitudinaria.

Otro estudiante de 17 años también resultó herido y fue trasladado al Hospital Joan XXIII con un corte en la caraSegún fuentes de la Conselleria de Educació, los agresores no pertenecían al instituto Torreforta, por lo que rechazan que se trate de un conflicto escolar. Por su parte, el centro no quiere hacer ninguna declaración al respecto al tratarse de una reyerta protagonizada por menores.

La hermana del joven explica que la agresión se produjo en el exterior del instituto "con palos y espadas con las que le dieron en la cabeza". La hermana, mayor de edad, relata cómo su hermano fue a buscar una pelota que se le había caído a la calle por la mañana y lo estaban esperando al mediodía.

Así, fue más tarde cuando lo esperaron con "palos y espadas para pegarle", y aunque reconoce que su hermano se "pelea a veces", subraya que nunca con espadas. "Le rajaron la cabeza y tuvieron que darle puntos", narra la joven. "Mi hermano tenía mucha sangre pero ahora se encuentra bien y va a clase", explica y detalla que cuando tuvo lugar la pelea "había más de cien personas mirando".

Cuando tuvo lugar la pelea había más de cien personas mirandoPor su parte, otro joven, que asegura haber estado presente en la reyerta, muestra una herida en la mejilla provocada por el forcejeo y relata cómo intentó ayudar al chico al ver que le pegaban y fue entonces cuando le "dieron en la cara con una espada".

Consulta aquí más noticias de Tarragona.