José Antonio Péres, autor de 'Mi mesa cojea'
José Antonio Pérez, autor de 'Mi mesa cojea' J.A.P.

Todo es motivo de escarnio en el blog de Juan Antonio Pérez, finalista de los premios 20Blogs en la categoría de humor. Desde la política a la hipocresía de los medios de comunicación, pasando por la Familia Real y el caso de Madeleine McCann, todo es susceptible de ser observado desde la perspectiva del humor para este bilbaíno, guionista de televisión.

¿Esperaba aparecer entre los finalistas de los premios?
La verdad es que no me lo esperaba y me parece estupendo. El año pasado también me presenté, aunque procuro no hacer mucho caso de los premios porque se acaban convirtiendo en algo que no deberían, una competición. No soporto cuando empiezan a llover los correos para conseguir intercambio de votos.

Mientras haya blogs independientes habrá esperanza

¿Qué supone para usted el hecho de haber sido valorado por el jurado, además de por los usuarios?
Teniendo en cuenta que el blog es medianamente incorrecto, el hecho de ser valorado por un jurado integrado por personas relacionadas con la comunicación me da ciertas esperanzas de que algún día este tipo de bitácoras puedan integrarse en los medios.

¿Considera el suyo un blog de humor o de actualidad?
Creo que solo es de humor, aunque en otros concursos en los que he participado me han incluido en la categoría de política, lo que demuestra que la cosa está muy jodida en la política.

¿No le resulta cada vez más difícil reirse de la política?
Sí, en los grandes medios de comunicación es difícil. Hay que tener en cuenta que, al final, están integrados en grupos de comunicación con una ideología y unos intereses determinados, lo que complica la práctica de la autocrítica. Mientras haya blogs independientes habrá esperanza.

Pero cada vez más medios incluyen blogs en sus versiones digitales.
Sí, pero sólo incluyen un determinado tipo de blog, hechos por personas contratadas que podrían haber salido del propio medio de comunicación por ideolología.

Hago este blog para contar los chistes que la gente cuenta en los bares y no salen en televisión

¿El blog es para usted un medio de expresión o una vía de escape?
Es una catarsis pura y dura. Trabajo en televisión y hay un tipo de humor que allí no se puede hacer aunque lo intente a diario. Por eso, utilizo mi blog para decir las cosas que nunca diría en televisión.

¿Fue ese motivo el que le empujó a poner en marcha su blog?
Eso es. Hace dos años escribí un chiste sobre Madeleine McCann para El Hormiguero y cuando Pablo Motos lo soltó nos llovieron las críticas. Pero al ver todos los mails que recibió el programa me di cuenta de que había un grupo de gente a la que le había hecho mucha gracia el chiste. Pensé que ese tipo de humor duro, negro y sarcástico sí tiene cabida. Por eso creé el blog, para contar esos chistes que todo el mundo cuenta en los bares y en la intimidad pero que la corrección política actual obliga a omitir en los programas de televisión.

¿No hay demasiada hipocresía en la televisión actual?
Sí y siempre es un lastre, porque los que mandan en la televisión tienen la mala costumbre de pensar que los espectadores son más imbéciles que ellos y por eso se pierde determinado público.

La gente quiere leer cosas interesantes en lugar de ver una mala televisión

... ¿Lo que ha provocado que la blogosfera e Internet hayan crecido tanto en los últimos años?
Sin ninguna duda. Ha facilitado que hayan irrumpido con una fuerza terrible determinado tipo de blogs de divulgación (científica, histórica, literaria, etc). La gente quiere leer cosas interesantes en lugar de ver una mala televisión. La 2 es por ahora la única que resiste e incluso han adelantado el programa Redes a las 21.00 h, aunque eso también tiene visos de desaparecer con la llegada de la TDT, según se rumorea.

¿Se puede vivir de un blog?
Igual alguien vive de esto, sí, en Estados Unidos, creo. Pero yo no, desde luego, porque tampoco quiero. No acepto publicidad en mi blog porque no quiero que se convierta en trabajo y me gusta poder darle una hostia a quien quiera con libertad.

¿De dónde salió el nombre de su bitácora?
Porque nació en una mesa que, de hecho, cojeaba. Esto, por supuesto, no es cierto.

¿Qué temas no aparecerán nunca en su blog?
Nunca sacaré nada de mi vida personal. De hecho, todos mis datos personales en Facebook son mentira.