Claudia Schiffer
Claudia Schiffer, en una exposición en Londres. EFE

De desfilar en las pasarelas a ser la protagonista de las últimas obras de los más radicales artistas británicos: Claudia Schiffer se ha visto de pronto atrapada en las garras del arte moderno, a raíz de un proyecto de la revista Harper’s Bazaar titulado Capturing Claudia (Capturando a Claudia).

Un grupo de artistas del Joven Arte Británico (Britart), entre los que destacan los hermanos Chapman, Keith Tyson, Gillian Wearing y Marc Quinn, ha hecho de la rubia fuente de inspiración.

Nadie puede presumir de que sabe quién es realmente Claudia Schiffer y nadie tiene nada malo que decir de ella

Las imágenes más impactantes del número de noviembre de la revista son las de Jake y Dinos Chapman, que la presentan como una heroína de una película de terror de los años cuarenta. La alemana aparece en una de las imágenes bajo unas sábanas volviéndose hacia una calavera dotada de enormes garras que la atrapan a la altura de la cadera. En otra imagen, también de esa pareja de artistas, se la ve atada con una cuerda a una silla con el rostro vuelto con gesto de terror hacia una mano que, en primer plano, agita un látigo.

"Nadie puede presumir de que sabe quién es realmente Claudia Schiffer y nadie tiene nada malo que decir de ella. Tiene esa imagen tan pulida, tan controlada. Creo que ella misma está harta de su imagen de Barbie", comentan los hermanos en el diario londinense Evening Standard.

Otro de los artistas, Marc Quinn, la muestra como una especie de Bella Durmiente sobre un lecho de níveo poliestireno rodeado de jarrones con flores. Según la directora de Harper’s, Lucy Yeomans, la revista quiso hacer algo distinto, dado que Schiffer ha aparecido en más portadas que ninguna otra modelo.

La propia Schiffer ha demostrado en varias ocasiones su interés por el arte actual, y la casa que comparte con su marido, el productor cinematográfico Matthew Vaughan, en el barrio londinense de Notting Hill, alberga una colección en la que figuran obras de Andy Warhol, Damien Hirst y Louise Bourgeois.

La belleza inspira

Claudia Schiffer no es la primera belleza adoptada como musa de artistas conocidos. La actriz y modelo Edie Sedgwick, que fuera fotografiada en los años sesenta en revistas como Vogue y Life, terminó siendo una de las fuentes de inspiración de Andy Warhol. Sedgwick, que también fue compañera sentimental de Bob Dylan, falleció en 1971 a consecuencia de una sobredosis.

Lee Miller también fue, antes de convertirse en una famosa fotógrafa, modelo. Un viaje a París cambió su vida: Miller conoció al afamado fotógrafo Man Ray, convirtiéndose poco después en su amante y musa. También fue amiga de Picasso y Cocteau, entre otros.

Abogada fallida, aspirante a actriz

Nacida en Duisburgo en 1970, su perfecta silueta y su parecido con Brigitte Bardot la convirtieron, en los noventa, en una de las modelos más conocidas del mundo. Antes, Schiffer aspiraba a estudiar Derecho y trabajar en la firma de abogados de su padre. Schiffer ha sido portada de cientos de revistas, pero no ha tenido tanta suerte en el cine: Oculto en la memoria y Love Actually son algunos de sus trabajos más destacados. Ahora, la alemana compagina campañas publicitarias y películas con la educación de sus dos hijos.