Más policías en los alrededores de los colegios para reforzar su autoridad

  • La Delegación del Gobierno y los municipios estudian poner más agentes de uniforme junto a las escuelas.
  • Quieren devolver a la Policía el respeto perdido entre los jóvenes.
Un coche policial pasa frente a un centro escolar.
Un coche policial pasa frente a un centro escolar.
Moncho Fuentes

Después del refuerzo de la autoridad de los profesores promovido por la presidenta madrileña, Esperanza Aguirre, desde la Comunidad, les llega el turno a los policías. Sucesos como los del botellón de Pozuelo abrieron el debate sobre la falta de respeto juvenil a las Fuerzas de Seguridad: centenares de jóvenes se enfrentaron a los agentes, los humillaron e, incluso, desafiaron su fuerza al intentar saltar la verja de la comisaría.

Tras aquellos hechos, la delegada del Gobierno, Amparo Valcarce, se reunió con el consejero del Interior, Francisco Granados, y con representantes de los municipios madrileños. De aquellas reuniones salió una conclusión: la Policía es una institución valorada por los ciudadanos, pero los jóvenes están empezando a perder el respeto por ella.

Para evitar que vaya a más, la Delegación y los ayuntamientos están estudiando reforzar la presencia de agentes en los alrededores de los colegios. "Los escolares deben ver a la Policía para conocer su papel, para ello deben estar en el entorno de los centros y que su autoridad quede clara", explica Valcarce a 20 minutos. "Hay que trabajar para recuperar el respeto de los jóvenes a los agentes. Lo de Pozuelo es puntual, pero sintomático", añade la delegada.

Vestidos de uniforme

Los detalles del dispositivo están aún por desarrollar, pero la idea inicial es que se componga de agentes municipales de barrio, que se apostarían en el entorno de las escuelas vestidos de uniforme. De esta forma, se potenciaría la visibilidad del cuerpo: "Los adolescentes deben notar que la Policía está para protegerles o para castigarles si hacen algo no debido", según Valcarce.

Estos agentes cumplirían una función preventiva y complementarían el papel más punitivo y sancionador de los policías nacionales que ya patrullan las zonas escolares.

A ellos se unen los agentes tutores, que trabajan con los escolares de zonas conflictivas (pandilleros, chavales marginales, acosadores y acosados) desde un punto de vista psicológico o educativo.

Drogas y armas en áreas juveniles

Los colegios e institutos son considerados como zonas calientes por la Policía. Otras zonas de alta concentración de jóvenes (discotecas, parques y áreas comerciales) están también bajo la mirada atenta de la Policía.

A principios de año se aumentó la vigilancia en zonas de reunión juvenil y se redoblaron los cacheos en busca de armas y drogas. El objetivo del Ministerio del Interior es decomisar un 10% más de estupefacientes y un 30% más de armas blancas o de fuego.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento