Gallinas
Grupo de gallinas en una granja. ARCHIVO

Casi 400.000 gallinas de una granja de Guadalajara han sido sacrificadas como medida preventiva después de que 2.000 animales aparecieran muertos de forma repentina. La Junta de Castilla-La Mancha ha activado este protocolo con el fin de atajar o descartar un posible brote de gripe aviar.

Nos hemos anticipado todo lo posible a cualquier tipo de expectativa "Nos hemos anticipado todo lo posible a cualquier tipo de expectativa", ha asegurado Sergio Cabellos, delegado provincial de Agricultura y Desarrollo Rural. El acceso a las instalaciones de la granja Segura ha sido restringido y las personas que han estado en contacto con los animales han sido tratados con Tamiflu y con la vacuna de la gripe estacional. Se les ha recomendado, además, que permanezcan en sus casas.

Por otro lado, se han tomado muestras para analizar en laboratorio y, de momento, los primeros análisis realizados han resultado negativos. "Ni siquiera se puede confirmar que sea gripe aviar", ha añadido el responsable de Agricultura en Guadalajara, quien ha señalado que las pruebas negativas hacen que la situación sea "menos preocupante". Cabellos ha indicado que "falta por confirmar qué patógeno ha causado estas muertes", pero que prefiere trasladar un mensaje de tranquilidad a la población.

Sin embargo, la alarma de un posible brote se ha extendido a varias localidades cercanas, algunas muy próximas a la Comunidad de Madrid, como Mondéjar y Yebra, aunque de momento no se ha tomado ninguna medida concreta al respecto.

"No hay riesgo"

Mientras, el secretario de Estado español de Sanidad, José Martínez Olmos, ha afirmado que "no hay motivos de alarma" por este posible brote de gripe aviar ya que es un tema que "no afecta a la salud de las personas".