Apenas queda un mes para que termine el plazo para identificar a los usuarios de tarjetas prepago de teléfonos móviles. A partir del próximo 9 de noviembre, los usuarios de este tipo de tarjetas que no se hayan registrado perderán sus números y el saldo acumulado.

La Ley de conservación de datos relativos a las comunicaciones electrónicas y a las redes públicas de comunicaciones (Ley 25/2007 de 18 de octubre, en pdf) establece que los operadores de servicios de telefonía móvil prepago deberán llevar un libro-registro en el que conste la identidad de los clientes.

Los datos pueden ser requeridos por orden de un juez, con la finalidad de detectar, investigar y enjuiciar delitos graves. Los propietarios de tarjetas prepago que aún no se hayan identificado podrán hacerlo en los puntos de venta de su compañía.

Para ello, los particulares tendrán que acreditar su identidad con el DNI, pasaporte o tarjeta de identidad de extranjero, así como la SIM (los menores tendrán que ir acompañados de un adulto). La campaña ¡Identifícate! está disponible en la web del Ministerio del Interior. Desde ella se puede acceder a las páginas de las operadoras que comercializan tarjetas telefónicas prepago.

Dejan de ser un "refugio electrónico"

El ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, dejó claro que lo que se busca con esta medida es que los móviles con tarjeta prepago "dejen de ser un refugio electrónico" y pierdan la "opacidad" que tenían hasta ahora.

Desde las operadoras estiman que los usuarios que podrían no haberse identificado aún ronda los 8 millones (de unos 20 millones en total estimados en España).