A Billy Bragg le queda la palabra

Doce discos, un libro y una vida de compromiso. Cantautor y casi político. Dos actividades perfectamente compaginables y complementarias.
Billy Bragg
Billy Bragg
Archivo

Un buen día, Billy Bragg se sintió contagiado por la música escuchando a The Clash, y de ahí nació su perfil combativo. Pero eso fue tan sólo para la primera parte de su vida musical, cuando era miembro de la banda punk Riff Raff, porque lo que le dio nombradía fue el nacimiento de su yo en solitario en clave de folk y de letras con compromiso.

Y quizá por ese motivo, porque el inicio de su carrera está unida a la banda de London calling, semanas atrás se conoció la noticia de que había formado equipo en un estudio de grabación con dos de sus ídolos de juventud, Mick Jones y Topper Headon, haciendo una versión de Jail guitar doors junto a cuatro reclusos músicos, fruto del interesante proyecto social creado por Bragg hace dos años.

Ha pasado mucho tiempo —dos décadas— desde que hizo su primera visita promocional a nuestro país con Workers playtime (1988). Apenas era su cuarto álbum con aquel kilométrico Must I paint you a picture? y en el que contaba en los créditos con Danny Thompson a su derecha y con su buena amiga Michelle Shocked haciendo voces. Luego, en la reedición para el coleccionista, había impagables versiones demo de algunas de estas canciones y dos versiones de Tim Hardin y de The Jam.

Hoy, aparte de haber dejado en su libro The progressive patriot sus ideas expresadas, ya se anda por el disco duodécimo, Mr. Love and Justice, encumbrado por la crítica.  Y desde hace dos discos, Billy se ha puesto al frente de The Blokes, su grupo acompañante, que está presente en este nuevo álbum... a medias. Porque las canciones están interpretadas tanto a toda banda como por Bragg, él solo, apenas con guitarra acústica o eléctrica, según toque. Un disco en el que de nuevo vuelve a haber ilustres en los acompañantes (véase el Faces Ian McLagan, que está en su grupo-soporte, o Robert Wyatt, que hace voces en I keep faith, la canción del single).

Billy Bragg. Día 14, Madrid (Galileo Galilei) / 15, Barcelona (Bikini) / 16, San Sebastián (Kursal) / 18, Bilbao (P. Euskalduna)

Mostrar comentarios

Códigos Descuento