Más de 80 personas han muerto, 18 de ellas niños, y un número indeterminado se encuentran heridas de gravedad al hacer explosión este viernes un camión de gasolina en una autopista en el estado nigeriano de Anambra (sureste del país), que destruyó por completo nueve vehículos, entre ellos un autobús escolar.

Según las primeras investigaciones, el camión se cayó en un socavón de la autopista que enlazaba las localidades de Onitsha y Enugu, y comenzó a derramar combustible, atrayendo inmediatamente la atención de los conductores que circulaban por la vía, los cuales se detuvieron en mitad de la carretera para recoger la gasolina.

Un portavoz oficial atribuyó la causa del accidente al mal estado de la vía

En ese momento, un agente de la policía motorizada realizó un par de disparos al aire para dispersar a la multitud. El estallido de pólvora prendió los gases del combustible, haciendo estallar el camión.

"Justo después de que el policía disparara al aire, el tanque de gasolina estalló en llamas, que envolvieron a los vehículos cercanos y atraparon a todos aquellos que se encontraban cerca", declaró un testigo al diario nigeriano 'Saturday Tribune'.

Uno de los vehículos era, según otra fuente "fiable" del diario, un autobús escolar en el que viajaban 18 niños. "Una experiencia horrible, no pudimos hacer nada, los pequeños fueron reducidos a cenizas por el enorme calor que se desprendía del fuego", lamentó dicha fuente.

El portavoz de la Comisión Federal para la Seguridad en Carretera del estado de Anambra, Ben Ekenna, responsabilizó del accidente al mal estado de la vía. "Si no se hace nada sobre estos tramos tan deteriorados, incidentes como éste están abocados a suceder", citó el diario.