Wallace Souza
Wallace Souza, en una imagen previa a los últimos acontecimientos, entrevistado por periodistas de su país. AGENCIAS

El ex diputado regional brasileño Wallace Souza, acusado de dirigir una organización mafiosa y de encargar asesinatos para obtener imágenes morbosas para un programa de televisión que presentaba, se ha entregado este viernes a la Policía, cuatro días después de haber sido declarado prófugo.

Souza, que la semana pasada fue despojado de su mandato como parlamentario, se presentó hacia las 6.00 hora local (10.00 GMT) en la sede de la Secretaría de Justicia y Derechos Humanos del estado brasileño de Amazonas (norte) dispuesto a resolver su situación.

Sus abogados pedían una celda especial por supuestos problemas de salud, que no se le ha concedido

Sobre el ex parlamentario pesan dos órdenes de captura, una expedida el lunes por los delitos de homicidio, narcotráfico, tenencia ilegal de armas y asociación para delinquir; y otra provisional, expedida el jueves en un proceso en el que se le acusa del asesinato de un narcotraficante.

Los abogados del ex presentador de televisión venían negociando su entrega desde el lunes, cuando la Policía lo declaró prófugo, pero no consiguieron que la Justicia aceptara la petición de recluirlo en una celda especial por supuestos problemas de salud.

El ex legislador será conducido inicialmente al Instituto de Medicina Legal para realizar los exámenes respectivos y después será conducido a un presidio aún no determinado por las autoridades del estado de Amazonas.

El ex parlamentario, que gozaba de libertad gracias a los privilegios que acompañaban a su mandato como diputado de la Asamblea Legislativa del estado de Amazonas, puede ser ahora procesado por un juez penal.

El ex presentador perdió sus privilegios el 1 de octubre pasado después de que, en una votación secreta y por 16 votos a favor y 4 en contra, la Asamblea Legislativa de Amazonas lo destituyera del mandato por haber manchado la honra del poder legislativo.

Souza, del conservador Partido Progresista (PP), fue el diputado más votado en las últimas elecciones legislativas en el Amazonas y también era presentador de un programa de televisión de temática policíaca y tintes sensacionalistas.

Su situación política y legal se agravó a comienzos de agosto con las acusaciones de que encargó crímenes para tener material atractivo para el programa policial de televisión del que era presentador.

Según la acusación, Souza encargaba asesinatos y después, con imágenes grabadas incluso antes de la llegada de la policía al lugar del crimen, mostraba escenas de las víctimas en el programa de televisión Canal Libre para aumentar la audiencia.

El principal testigo en el proceso penal contra Souza es el ex policía Moacir Jorge da Costa, quien está preso desde octubre del año pasado y asegura que trabajaba como escolta del diputado.

Acusado de nueve homicidios, Da Costa afirma que al menos uno de esos crímenes fue encargado por el diputado y grabado por integrantes de su programa de televisión.