La decisión de honrar con uno de los máximos galardones mundiales a un presidente que lleva menos de nueve meses en su cargo, y que aún debe concretar algún éxito importante en política internacional, fue recibida con exclamaciones de sorpresa por los periodistas en Oslo.

El Comité Noruego del Nobel alabó a Obama por 'sus extraordinarios esfuerzos para fortalecer la diplomacia internacional y la cooperación entre los pueblos'.

Pero los críticos, especialmente en partes del mundo árabe y musulmán, calificaron la decisión de 'prematura'.

El secretario de prensa de Obama lo despertó con la noticia antes del amanecer y el presidente se sintió 'honrado' por el premio, dijo un alto cargo de su Gobierno.

Cuando se le comentó en un correo electrónico de Reuters que mucha gente alrededor del mundo estaba sorprendida con el anuncio, David Axelrod, un destacado asesor de Obama, respondió: 'Como nosotros'.

Obama, de 48 años, el primer afroamericano en llegar a la más alta responsabilidad de su país, ha hecho llamamientos al desarme y ha trabajado por relanzar el proceso de paz en Oriente Próximo desde que asumió el cargo en enero.

'Muy pocas veces una persona ha atraído la atención del mundo tanto como lo ha hecho Obama y dado a la gente la esperanza de un futuro mejor', dijo el comité.

Aunque la decisión recibió elogios de líderes como Nelson Mandela y Mijail Gorbachev, ambos ex premios Nobel, también fue atacada en algunos lugares como precipitada e inmerecida.

El movimiento islámico palestino Hamás, que controla la Franja de Gaza y se opone a un acuerdo de paz con Israel, dijo que el galardón era prematuro.

'Obama tiene un largo camino que recorrer y mucho trabajo que hacer antes de merecer un premio', dijo el responsable de Hamás Sami Abu Zuhri.

PROMESAS

El presidente del Comité Nobel, Thorbjoern Jagland, rechazó las sugerencias de periodistas de que Obama recibía el premio demasiado pronto, y afirmó que reconocía lo que ya había hecho a lo largo del último año.

'Esperamos que esto pueda contribuir un poco a realzar lo que está intentando hacer', dijo en rueda de prensa.

El comité dijo que daba 'una especial importancia a la visión y trabajo de Obama a favor de un mundo sin armas nucleares', diciendo que había 'creado un nuevo clima en la política internacional'.

Sin nombrar al predecesor de Obama, George W. Bush, subrayó las diferencias en el compromiso de América con el resto del mundo desde el cambio de administración en enero.

'La diplomacia multilateral ha recuperado una posición central, con énfasis en el papel que las Naciones Unidas y otras instituciones internacionales pueden desempeñar'.

'El diálogo y las negociaciones son preferidos como instrumentos para resolver incluso los conflictos internacionales más difíciles', declaró, y Estados Unidos estaba jugando un papel más constructivo en afrontar el cambio climático.

Obama esbozó en un discurso en Praga en abril su visión de eliminar las armas nucleares, pero no fue el primer presidente estadounidense en fijarse ese objetivo y reconoció que podría no lograrlo en toda su vida.

El mes pasado, presidió una reunión histórica del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas que aprobó por unanimidad un borrador de resolución estadounidense que pedía a los estados con armamento nuclear que eliminaran sus arsenales.

En otros temas cruciales, Obama está deliberando si enviar o no más tropas para luchar contra los talibanes en Afganistán, y sigue intentando obtener avances en torno al polémico programa nuclear de Irán y en el estancado proceso de paz en Oriente Próximo.

Obama es el tercer alto cargo del Partido Demócrata estadounidense que gana el premio en esta década, después de que el ex vicepresidente Al Gore lo hiciera en 2007, y Jimmy Carter, junto al panel de clima de la ONU, en 2002.

El galardón, valorado en 10 millones de coronas suecas (alrededor de un millón de euros), se entrega en Oslo el 10 de diciembre.