Actualmente hay 2.039 españoles cumpliendo condena en 60 países, el 80% de ellos por tráfico de drogas, según datos facilitados por el ministerio de Asuntos Exteriores. Perú (236), Francia (214), Brasil (184) y Portugal (143) son los países que albergan más reclusos españoles. De todos ellos, sólo dos, Pablo Ibar y Nabil Manakli, están condenados a muerte.

Dos españoles aún permanecen en el corredor de la muerte Ibar cumple su pena en EE UU, acusado de ser autor del asesinato de tres personas en Florida. Por su parte, Manakli, español de origen sirio, está recluido en Yemen, por un presunto delito de terrorismo.

Precisamente este martes, a última hora, ha llegado a España Francisco Larrañaga, el joven hispano-filipino de 31 años condenado a cadena perpetua en Filipinas, que cumplirá el resto de su condena en nuestro país.