El Gobierno andaluz acordó ayer iniciar la elaboración de las dos leyes que reforzarán la capacidad de autogobierno, las competencias y la financiación de los 771 municipios de la comunidad. La de Autonomía Local recogerá 29 competencias propias de los ayuntamientos –13 más de las fijadas en la Ley de Bases de Régimen Local– y la posible delegación o transferencia de otras desde la Junta, mientras que para la de Participación de los Entes Locales en los Tributos de la Comunidad Autónoma se creará un fondo de carácter incondicionado.

Los citados textos legislativos se remitirán al Parlamento andaluz antes de final de año, desarrollan una de las principales previsiones del Estatuto de Autonomía y no tendrán carácter retroactivo, es decir, que se aplicarán cuando se aprueben, en torno a junio de 2010.

En palabras del consejero de Gobernación, Luis Pizarro, ayer fue «día histórico», ya que la futura Ley de Autonomía Local de Andalucía (Laula) establece una nueva arquitectura municipal en la comunidad al fijar las competencias propias de ayuntamientos y diputaciones y otorgarles mayor capacidad de autogobierno. Esta ordenación, considerada como el Estatuto de los Ayuntamientos y pionera en España, supondrá más autonomía, menos tutela y mayor capacidad de organización, afirmó.

Por tanto, el gobierno local pasará de ser mero administrador a tener capacidad de definir y ejecutar políticas públicas propias y diferenciadas. Con este objetivo, se fijan las competencias propias tanto de los consistorios como de las diputaciones y la Ley constituye la garantía para el ejercicio de las mismas.

Por su parte, el Fondo de Participación de las Entidades Locales en los Tributos de la Comunidad comenzará a aplicarse en 2011 y respetará la autonomía de los municipios para decidir su destino. Este fondo también lo será de nivelación, ya que las partidas se distribuirán en función de unas variables de necesidad y de capacidad fiscal basadas en indicadores contrastables.

Consulta aquí más noticias de Málaga.