Condenan a cuatro policías locales por lesionar a un conductor y a su acompañante

  • Cada uno tendrá que pagar 180 euros de multa.
  • El piloto sufrió un hematoma, dolor torácico y contusión cervical.
  • El copiloto, lesiones en muñecas y rodillas y contusión torácica.

La Audiencia de Barcelona ha condenado a cuatro policías locales de Cornellà de Llobregat (Barcelona) a pagar 180 euros de multa cada uno por las lesiones que provocaron a un conductor, que se resistía a pasar la prueba de alcoholemia, y a su acompañante.

En su sentencia, la sección séptima de la Audiencia condena a los cuatro agentes por una falta de lesiones e impone la misma pena de multa por una falta contra el orden público al copiloto, que intentó entorpecer las pruebas de alcoholemia.

Según el tribunal, los hechos sucedieron en junio de 2006, cuando dos de los agentes imputados pararon a un conductor que había estacionado su coche en doble fila en la avenida República la Argentina de Cornellà de Llobregat.

Al darse cuenta de que el conductor desprendía un fuerte olor de alcohol, los guardias urbanos procedieron a someterlo a las pruebas etílicas, aunque el automovilista se negó alegando que se lo impedía una reciente operación quirúrgica, por lo que se procedió a trasladarlo a un centro sanitario por realizarle un análisis de sangre.

Con la intención de obstaculizar las funciones de los agentes policiales, el acompañante del conductor dio un golpe a uno de los agentes y lo insultó cuando éste le pidió que se identificara. Ante de esto, dos guardias urbanos procedieron a detener al copiloto y, al negarse este, a recurrir al uso de la fuerza para introducirlo en el coche policial, con lo que le provocaron un hematoma al brazo, dolor torácico y contusión cervical.

Por otra parte, para obligar al conductor a someterse a un análisis de sangre, otros dos agentes recurrieron al uso de la fuerza dado su estado de excitación, con lo cual le causaron lesiones en las muñecas y las rodillas y contusión torácica.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento