Luis Tosar
Luis Tosar caracterizado como Malamadre en 'Celda 211'. Universal

Luis Tosar: dos premios Goya ganados, uno como actor principal y otro de reparto, y ya se empieza a  hablar de un tercero. Y ello gracia a su interpretación del peligroso recluso Malamadre en el thriller carcelario Celda 211, segunda colaboración con el director Daniel Monzón tras El corazón del guerrero. Está basado en la novela de Francisco Pérez Gandul, rodado en la cárcel de Zamora, tiene como a coprotagonista al argentino Alberto Ammann y sus proyecciones han sido muy aplaudidas en el Festival de Sitges.

Para la entrevista en el marco del Festival de Sitges, Tosar nos recibe por la mañana, con un cortado y un cigarrillo. Relajado, natural… y es que el actor lucense tiene muy claro que lo suyo no es el divismo que embriaga rápidamente a otros intérpretes.

Desde que Celda 211 fue presentada en Venecia, varios medios ya han empezado a reclamar un Goya, o al menos una nominación, por su interpretación de Malamadre.
Aún quedan unas cuantas películas por estrenar en este último trimestre. (Ríe) Creo que deberíamos calmarnos un poco en este sentido. No es que sea especialmente supersticioso, pero queda mucho trecho todavía para hablar de ello.

Cuando leyó el guión fue consciente de que en gran parte el que la historia de la película funcionara se debería a su interpretación.
En parte sí, y más en el guión que en la propia novela. El guión de Daniel Monzón y Jorge Guericaechevarría profundizaba más en el personaje, y sobre todo en la relación con el otro protagonista, “Calzones” (Alberto Ammam). Es una historia  sobre la amistad, casi como Dos hombres y un destino. Aislados, ninguno de los dos funcionaría tan bien, y además van evolucionando gracias a estar juntos, a pesar de ser dos tipos antagonistas.

¿Uno de los aspectos importantes de su caracterización fue tal vez trabajar el registro de su voz?
Sí. Podríamos habernos quedado con lo más correcto, funcional, de un personaje como  Malamadre. Pero también nos apetecía hacer algo más, hacer un poco de show. También revisamos por encima como era la población de las cárceles españolas de los últimos años. No tiene demasiado que ver, sin ir más lejos, con lo que era hace diez años. Hay individuos con un aspecto exterior que ya transmiten una cierta autoridad. En  cuanto la voz era algo que tenía guardado, en cierta manera como homenaje a un amigo personal mío desde hace muchos años.

¿Y para su interpretación tuvo en mente algún actor en especial, pongamos por ejemplo Robert De Niro?
Me vinieron a la mente bastantes. Robert De Niro no. Es un actor que me encanta lo que hace, pero Malamadre es un personaje muy castizo, así que tampoco me servían demasiado las referencias que pudiera tener fuera de España.

También se ha estrenado recientemente en la cartelera española ‘Los límites del control’, de Jim Jarmusch. Supongo que los estilos de Daniel Monzón y Jarmusch son muy distintos.
Sí, con Jarmusch la propuesta es completamente diferente, también porque él hace un cine muy, muy personal. Muy atípico quizás para lo que es el cine español, y se atreve con películas que no tienen nada que ver unas con otras. En cierto modo es un aperturista y más para lo que estamos acostumbrados en el cine español en el que estamos, quizás, muy acostumbrados a un tipo de temáticas. Me pareció muy interesante al igual Jarmusch que esta oportunidad de estar en' Celda 211' que creo que es una película también muy rebelde.

¿Tiene la sensación que el público español no conecta demasiado con la películas españolas?
Creo que más bien el público español no tiene demasiada oportunidad de conectar con las películas españolas. La distribución cada vez está peor, determinados sectores de la industria han perdido la confianza. El sistema de distribución empresarial está en manos de multinacionales y la ley tampoco protege demasiado. No parece que hayamos avanzado tampoco demasiado con la nueva Ley. No tenemos casi tiempo ni para que funcione, por ejemplo, el boca a oreja, no tenemos dinero para invertir en publicidad… También hay algunos cuantos medios de comunicación que se han empeñado en decir una serie de cosas a las que la gente enseguida se apunta sin tener los elementos de juicio suficientes como para poder decirlo.

... Que si sólo aparecen desnudos, que si son las comedias de siempre, que si la temática de la Guerra Civil se repite demasiado…
El otro día escuché a un tertuliano hablando de cine en un magazine de las mañanas diciendo que siempre aparecen actrices semidesnudas y meando… y me pregunto ¿este tío en que momento de su vida dejó de ver cine español? Desde los 70 u 80 ha habido mucha regeneración del cine español y han aparecido directores que han sido alternativas y han protagonizado grandísimos éxitos como Fernando León de Aranoa, Amenábar, Isabel Coixet, Icíar Bollaín… Pero la tendencia habitual es decir que todo lo que hacemos aquí es una porquería.

¿En cuanto a la posibilidad de trabajar en Hollywood, tal vez prefiere no implicarse demasiado y hacer intervenciones más secundarias?
A mí el cine de Hollywood me interesa, como todo el mundo, ¡vamos!. También es cierto que es un cine muy ajeno por el tipo de propuestas iniciales que tiene. Me interesa mucho más las cosas de aquí que las de allá. Hay muchas cinematografías  paralelas a las de Hollywood y que son interesantes. Pero naturalmente hay mucho de Hollywood que me encanta. Me encanta, no sé… Indiana Jones o Piratas del Caribe. Pero en proporción, si hacemos valoración veremos que las películas buenas que nos llegan cada año des allí tampoco no son tantas.

Entre sus proyectos inminentes está el volver a rodar con Icíar Bollaín, con quien precisamente logró uno de sus primeros grandes papeles en cine, 'Flores de otro mundo'.
Esto es ya como una familia, y me siento como el hijo pródigo (se ríe). Estoy ya en una fase de nervios, a punto de empezar a coger el avión hacia Bolivia. Puede ser una película muy fresca. Icíar me inspira mucha confianza, y los personajes que me ofrece siempre tienen un plus.

Por último, cuando vio terminada ‘Celda 211’, ¿qué pensó de Malamadre, que era más un canalla o alguien entrañable?
Pensé que era más un tipo que me caía bien que no un canalla. Le cogí aprecio como espero que le pase al espectador, porque es un tío inamovible, que tiene su propio código ético.

....................................................................................................................................

<p>Luis Tosar</p>BIO: Nacido el 13 de octubre de 1971 en Lugo, se inició en cortometrajes y en la televisión gallega. Su primer gran inteerpretación en el cine fue Flores de otro mundo (1999), de Icíar Bollaín. Ganó el Goya al mejor actor con Te doy mis ojos, precisamente de Bollaín, con la que también rodará próximamente Even the Rain. Su primer Goya lo obtuvo como secundario por Los lunes al sol (2002), de Fernando León de Aranoa. En Hollywood rodó un breve papel como narcotraficante en Corrupción en Miami, de Michael Mann.

Celda 211 tiene previsto estrenarse el 6 de noviembre.