La sanidad pública tiene un amplio margen de mejora en Córdoba a la luz de los datos los recursos de asistencia disponibles en la actualidad. Uno de los aspectos que mejor demuestran esta circunstancia es el relativo a las camas existentes en los cuatro hospitales de la provincia: el Reina Sofía, el Infanta Margarita de Cabra, el de Montilla y el de Pozoblanco. La tasa actual de plazas por cada 1.000 habitantes es de 2,1, una cifra que se encuentra muy lejos de la recomendada por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Este prestigioso organismo aconseja una ratio de 10 camas por cada millar de personas para que el servicio sanitario que se preste sea el adecuado. La tasa de Córdoba tan sólo supone una quinta parte. Este déficit lleva arrastrándose desde hace muchos años

Este dato se obtiene al dividir el número de camas disponibles en los centros hospitalarios públicos de Córdoba, que, según el Instituto de Estadística de Andalucía (IEA), alcanza las 1.737, por el número de habitantes que viven en la provincia y que ascienden a 798.822.

Además, la media de Córdoba es menos de la mitad de la registrada en el conjunto del país (4,5 camas por cada 1.000 habitantes) y también es más reducida que la andaluza (2,9).

El secretario provincial del Sindicato de Enfermería (SATSE), Manuel Cascos, destaca que la provincia se encuentra a la cola de la Comunidad Autónoma en lo que a plazas hospitalarias se refiere. Este dirigente profesional va más allá incluso al afirmar que este déficit «lleva arrastrándose desde hace muchos años».

Cascos apunta que los grandes perjudicados de esta situación son los propios ciudadanos, ya que «no reciben el servicio adecuado». En este sentido, subraya que son constantes los casos en los que se produce saturación en los hospitales.

Desde SATSE se recuerda que el Servicio Andaluz de Salud (SAS) suele dejarse llevar por «un criterio economicista» para ahorrar costes. Es por ello frecuente que en periodos vacacionales como Navidad o el verano se cierren camas en instalaciones como el Reina Sofía.

Sin ir más lejos, durante el pasado periodo estival, según este colectivo, dejaron de estar operativas 367 plazas en este centro sanitario con el fin de ahorrar 11 millones de euros.

También faltan profesionales

El déficit de camas no es el único del que adolece el sistema sanitario en Córdoba. También hay escasez de profesionales. Así lo pone de manifiesto un estudio realizado por SATSE, que revela que en la provincia hay una tasa de 0,88 enfermeros por cada plaza hospitalaria existente. La recomendación en este caso de la OMS es que haya 1,2 trabajadores. «Es una barbaridad que se incremente la cartera de servicios sin aumentar los recursos humanos disponibles», dice el secretario del colectivo, Manuel Cascos.

Consulta aquí más noticias de Córdoba.