La carretera que comunica ahora ambos barrios desaparecerá para convertirse en un bulevar que contará con zonas lúdicas y deportivas o un bidegorri, entre otros elementos.

El proyecto costará 4,5 millones de euros.