Alfonso y Goya

Los dos deberían estar jubilados, pero ella, Goya Castro, trabaja como toda su vida en casa. Hace 48 años se casó con Alfonso Hernández, un amante de la caza.
.
.
Foto
Cuando los detuvimos, andaban juntos, agarrados como si fuesen inseparables. Y la verdad es que desde hace 48 años lo son.

Celebraremos las bodas de oro con nuestros hijos», dijo Alfonso. Goya no quería hablar, pero la felicidad invadió su cara cuando su marido afirmó que era «maravillosa».

Alfonso habla de Goya

Me gusta todo de ella. Me gustó cuando la conocí y creo que me gustará hasta que me muera.

Lo que menos me agrada es que no se cuida por cuidarme a mí. Se levanta pronto y se acuesta muy tarde. Yo la digo: cuídate tú más.

Una de sus aficiones es jugar al tenis, aunque hace tiempo que no puede por problemas físicos.

También la encantaba estar con nuestras hijas y pasear con ellas.

Aprovechaba sobre todo cuando yo me iba a cazar. Aunque a veces venía conmigo.

Goya habla de Alfonso

Es muy bueno y muy trabajador. Siempre lo ha sido.

Fue buen hijo,  muy buen padre y es muy buen marido.

No tiene nada malo. En casa me ayuda mucho y es muy ordenado.

A veces le tengo que animar para que salga de casa, porque si le dejo es demasiado hogareño, y a mí me gusta salir a pasear.

Le encanta cazar. Siempre le ha gustado. Como él dice le salieron los dientes con la escopeta de cazar debajo del brazo. Pero a mí me parece muy bien y no me importa.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento