Chacón, en su quinta visita al contingente español desplegado en el país asiático desde que asumiera la cartera de Defensa en abril de 2008, acudió también a la base de Herat y a la de ?Camp Stone', donde reciben instrucción militares del Ejército afgano.

La ministra presidió la transferencia de mando entre Polonia y España, que dirigirá hasta el 31 de marzo de 2010 las actividades del aeropuerto internacional de la capital afgana con 66 efectivos.

El mando español supervisará un equipo de militares de Bulgaria, Bélgica, Francia, Grecia, República Checa, Islandia, Italia, Luxemburgo, Polonia, Rumania y Turquía, además de 200 civiles, en su mayoría afganos.

'El buen funcionamiento del Aeropuerto Internacional de Kabul garantiza que Afganistán pueda avanzar hacia la estabilidad y el desarrollo', dijo Chacón en el aeródromo, donde inauguró una placa en memoria de los 62 militares españoles fallecidos en Turquía en el accidente del Yak-42 en 2003, cuando volvían de Afganistán.

Además de la ministra española, en el acto estuvieron el general Charles Stanley Sullivan, director del Elemento de Coordinación Aérea de la ISAF; el coronel Wojciech Pikula, comandante saliente de las tropas del aeropuerto de Kabul, y el coronel Rubén García Servert, nuevo comandante del aeródromo.

El contingente español desplegado en el aeropuerto está compuesto por 66 militares, que apoyarán el despliegue aéreo, el control del tráfico aéreo y la seguridad; y cuatro guardias civiles, que participarán en el control aduanero de entrada al país.

Chacón destacó que, además de ser una base importante para el desarrollo de las operaciones de la ISAF, el aeropuerto gestiona actualmente un tráfico de unos 500 vuelos mensuales, y en menos de un mes transitarán por él más de 15.000 personas en su peregrinaje anual a La Meca.

'En definitiva, se trata de evitar que este aeropuerto vuelva a ser una puerta abierta al terror', añadió.

Tras los actos en Kabul, la ministra visitó la Base de Apoyo Avanzado (FSB) de Herat para visitar a las tropas españolas y a la Base de ?Camp Stone', donde trabajan dos equipos españoles encargados del adiestramiento y formación (OMLT) del Ejército Nacional Afgano.

Chacón subrayó la excelente labor que están realizando los soldados para la construcción de un Ejército Nacional Afgano autónomo que pueda hacerse cargo de la seguridad de su país.

'En estos casi ocho años de misión en Afganistán, más de 12.700 militares españoles han trabajado duro, asumiendo riesgos, para vencer al temor, para garantizar la libertad de los afganos y también para proteger a los españoles', concluyó.

España cuenta en la actualidad con 780 efectivos permanentes en el país afgano, donde está previsto que se desplieguen otros 220 soldados si el Parlamento aprueba la propuesta del Gobierno.