Incapacidad temporal y prestación por desempleo

Si la baja continúa una vez agotado el tiempo de desempleo, se sigue cobrando, según los casos, en la misma o menor cuantía.
¿Qué pasa cuando un contrato de trabajo se extingue  y el trabajador se encontraba de baja por incapacidad temporal? ¿Pasaría a percibir la prestación por desempleo? ¿Hay diferencias con respecto a los trabajadores que cesan en su puesto de trabajo sin estar de baja por incapacidad temporal?

Según la ley, habrá que descontar del periodo de duración de percepción de la prestación por desempleo, como ya consumido, el tiempo que esté en situación de incapacidad temporal a partir de la fecha de la extinción del contrato de trabajo.

Esto significa que, en ningún caso, la prestación por desempleo se va a prolongar en el tiempo porque la concurrencia de la incapacidad temporal retrase formalmente su inicio.

Se cobra lo mismo

Por otro lado, el subsidio por incapacidad temporal que se cobra una vez extinguido el contrato tendrá una cuantía igual a la prestación de desempleo. Durante los 180 primeros días del año, se percibe el 70% de la base reguladora y, a partir del día 181, pasará a cobrar el 60%. Como la prestación sigue siendo de incapacidad temporal, aunque su cuantía varíe, debe ser abonada por la entidad gestora responsable (según los casos, el Instituto Nacional de la Seguridad Social, la Mutua correspondiente o el propio empresario en los supuestos de colaboración).

Cuando se acaba el paro

Pero, ¿qué ocurre cuando el trabajador continúa en situación de incapacidad temporal una vez agotado el tiempo que le hubiese correspondido por desempleo? En estos casos, la ley dice que seguirá percibiendo la prestación por incapacidad temporal, si bien su cuantía dependerá de si la situación de incapacidad temporal es o no la recaída de un proceso médico iniciado durante la vigencia del contrato.

En el primer caso, si se trata de una situación que es recaída de un proceso anterior, se seguirá percibiendo la prestación en la misma cuantía que hasta entonces.

En el segundo caso, si la situación de incapacidad temporal responde a una causa totalmente nueva y ajena, la cuantía que se percibe será el 80% del indicador público de rentas de efectos múltiples (IPREM), que para el año 2005 se estipuló en la Ley de Presupuestos Generales del Estado en 469,80 euros mensuales, por tanto, la cuantía de la prestación ascenderá en estos casos a 375,84 euros al mes.

Por otro lado, si el trabajador está percibiendo la prestación de desempleo y pasa a situación de incapacidad temporal, percibirá la prestación por incapacidad temporal pero en cuantía igual al desempleo.

El periodo de percepción de la prestación por desempleo no se ampliará por esta circunstancia.

Con la colaboración de la Asociación Nacional de Abogados Laboralistas. Teléfono: 915 500 524. www.elaboralista.com

Mostrar comentarios

Códigos Descuento