Ya son 157 los muertos por la represión policial a una marcha opositora en Guinea

  • La concentración fue este lunes contra la junta militar gobernante.
  • Cientos de personas resultaron heridas.
  • Muchos otros opositores han sido detenidos por la Policía.
Manifestación de la oposición en Conakry, poco antes de ser reprimida por las fuerzas de seguridad.
Manifestación de la oposición en Conakry, poco antes de ser reprimida por las fuerzas de seguridad.
REUTERS

Al menos 157 personas han muerto en los sucesos ocurridos en Guinea a raíz de la violenta represión policial de una concentración opositora llevada a cabo este lunes en Conakry contra la junta militar golpista que gobierna el país, actos que han merecido la condena de la comunidad internacional.

La manifestación tuvo lugar en el estadio 28 de Septiembre de la capital guineana, Conakry, donde se concentraron decenas de miles de opositores hasta que las fuerzas de seguridad comenzaron a lanzar bombas lacrimógenas y a disparar sobre los manifestantes.

Al menos 87 cadáveres fueron recogidos en ese estadio y sus alrededores. El resto de fallecidos resultaron muertos debido a la actuación de la Policía y la Guardia Nacional en las calles de Conakry.

Cientos de personas también resultaron heridas, entre los que se encuentran dos ex ministros y líderes de la oposición, Cellou Dalein Diallo y Sidya Touré, cuyas casas fueron saqueadas por militares y que estuvieron varias horas detenidos.

También cientos de personas han sido detenidas por las fuerzas de seguridad que patrullan las cales de la capital, que ha recuperado una relativa calma, aunque permanece la tensión en algunos barrios populares, según las emisoras de radio regionales.

Touré ha denunciado la brutalidad de la intervención policial, especialmente de la Guardia Nacional, a la que acusó de actuar con "clara voluntad de eliminar físicamente a los manifestantes".

Violaciones colectivas de mujeres

El también ex primer ministro guineano François Fall, por su parte, denunció violaciones colectivas de mujeres por las fuerzas de seguridad, lo que calificó "crimen contra la humanidad" y pidió la intervención de la Corte Penal Internacional (CPI).

En una entrevista a la radio senegalesa RFM, el líder de la junta militar guineana, el capitán Musa Dadis Camara, declinó su responsabilidad en los hechos y culpó del derramamiento de sangre a los líderes opositores.

Según el Encuentro Africano para la Defensa de los Derechos Humanos (RADDHO), con sede en Dakar, la crisis política de Guinea se ha originado por la voluntad de la junta militar de imponer una candidatura en las elecciones del próximo enero, con lo que incumpliría el compromiso de devolver el poder a los civiles. Los militares tomaron el poder en un golpe de estado el 23 de diciembre pasado.

El Alto Representante para la Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Javier Solana, condenó en un comunicado el uso de la fuerza en Conakry y pidió a las autoridades "moderación", para "asegurar una transición pacífica y democrática".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento