La Academia de Cine ha dado a conocer hoy que la película El baile de la victoria será la encargada de representar a España en la 82 edición de los Oscar como Mejor Película de Habla no Inglesa, así como en los premios Ariel de México.

El pasado 15 de septiembre la Academia anunciaba que El baile de la victoria (aún no estrenada), de Fernando Trueba; Gordos, de Daniel Sánchez Arévalo; y Mapa de los sonidos de Tokio, de Isabel Coixet, componían el trío de películas finalistas que se someterían a una segunda votación por parte de los miembros de la institución, cuyo resultado se ha conocido ahora.

La Academia de Cine ha ha elegido estos largometrajes entre más de cien títulos que competían por ser una de las tres finalistas. Sin embargo, El baile de la victoria no lo tiene todo hecho, ya que aún deberá someterse a la decisión de la Academia de Hollywood, que 2 de febrero de 2010 leerá la lista de todos sus candidatos a la 82 edición de los Oscar, cuya gala se celebrará el domingo 7 de marzo de 2010 en el teatro Kodak de Los Ángeles.

Premios Ariel

Este año, como novedad, la Academia de Cine también ha dado a conocer el nombre de la película que representará a España en los premios Ariel de la Academia de Cine mexicana, la misma que irá a los Oscar: El baile de la victoria.

Tres películas han ganado el premio Ariel a la Mejor Película Iberoamericana, una categoría inaugurada en el año 2000: Solas, de Benito Zambrano, en 2001; Los lunes al sol, de Fernando León de Aranoa, en 2004; y La vida secreta de las palabras, de Isabel Coixet, en 2007.

Pedro Almodóvar e Icíar Bollaín optaron también al premio con Todo sobre mi madre y Te doy mis ojos, en 2000 y 2005, respectivamente.

La película seleccionada

Fernando Trueba ha llevado al cine la novela homónima del escritor chileno Antonio Skármeta. Así, El Baile de la Victoria cuenta la historia de un joven que es liberado de prisión tras una amnistía dictada por el presidente de Chile. Una vez fuera, decide huir de las penurias robando un banco, empresa para la que se asocia con un experto ladrón de bancos y una misteriosa adolescente que se cruza en su camino.

Si finalmente El baile de la victora acude a los Oscar, no será la primera vez que Trueba se encuentre sentado en una de las butacas del teatro Kodak, esperando a que alguien pronuncie el nombre de su película. El director español ya se llevó un Oscar en 1993 por la película Belle Époque. Entonces declaró al recoger el premio: "me encantaría creer en Dios para agradecérselo, pero sólo creo en Billy Wilder".