Costa ha denunciado filtraciones en el Juzgado y alega que al PP le persiguen "altas instituciones del Estado"
Costa ha denunciado filtraciones en el Juzgado y alega que al PP le persiguen "altas instituciones del Estado" Reuters

El secretario general del PP de la Comunitat Valenciana, Ricardo Costa, afirmó hoy que "a los dirigentes del PP no hace falta que nos digan cuándo hay que dimitir", en alusión al escándalo de las grabaciones del caso Gürtel por una presunta financiación ilegal del PP valenciano.

Costa, quien en varias conversaciones con Álvaro Pérez, El Bigotes, llama "hijo de puta" al vicepresidente primero de la Generalitat, Vicente Rambla, por presuntamente demorar los pagos a la red corrupta que dirigía Francisco Correa, añadió que "como siempre, si se demuestra alguna irregularidad cometida por algún dirigente del PP, ése dirigente automáticamente abandonará sus responsabilidades".

Preguntado sobre la información publicada por el diario Las Provincias, que alude a la supuesta existencia de dirigentes del PPCV que piden su dimisión, Costa respondió que "no existe" división interna en el PPCV. Además, consideró que su cargo en la formación "no" está cuestionado, ya que "no" se "lo ha dicho nadie" y sostuvo que "el único" que puede cuestionar su labor es el presidente, por ser quien ostenta el liderazgo del partido.

De hecho, el gabinete de prensa de la dirección regional del PPCV ha enviado durante todo el fin de semana una batería de comunicados de prensa de altos cargos del PP que salen en apoyo de Ricardo Costa (curiosamente no de David Serra, número tres del partido, ni de la tesorera, Yolanda García). De esta forma, Costa ha pretendido desacreditar la información de Las Provincias.

Entre los dirigentes que habrían apoyado a Costa están la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá; la de Alicante, Sonia Castedo; y el de Castellón, Alberto Fabra. También los presidentes de las Diputaciones Provinciales de Valencia, Alfonso Rus, y Castellón, Carlos Fabra. No está, en cambio, el presidente de la Diputación de Alicante y del PP provincial, Joaquín Ripoll, (afín al ex ministro Eduardo Zaplana), quien incluso ha dicho públicamente que "de ser cierto lo publicado en la prensa, sería un asunto muy grave" y "habría que tomar medidas".

De momento, el presidente de la Generalitat, Francisco Camps, mantiene silencio sobre el futuro de Ricardo Costa: por un lado es consciente del daño para la imagen del partido que supondría mantenerlo en su cargo, según fuentes del PP, pero destituirlo también significaría reconocer supuestas irregularidades que, de momento, oficialmente se niegan.

 

 

Consulta aquí más noticias de Valencia.