La crisis económica hunde en la pobreza a cien personas cada minuto que transcurre

  • Los gobiernos de África subsahariana dispondrán de 70.000 millones de dólares menos debido a la crisis, según Oxfam.
  • La organización propone un impuesto sobre las transacciones internacionales de divisas para crear fondos destinados al desarrollo.
Los países africanos son la principal víctima de la crisis económica.
Los países africanos son la principal víctima de la crisis económica.
ARCHIVO

Cada minuto cien personas más se hunden en la pobreza por culpa de la crisis global. Así lo ha denunciado este miércoles la agencia humanitaria Oxfam, que instó a los países del G-20, que se reúnen este jueves, a emprender acciones urgentes para remediar esa situación.

Los países en desarrollo "se las ven y desean para responder a la recesión global, que sigue recortando drásticamente los ingresos, destruyendo empleos y que ha contribuido a incrementar por encima de los mil millones el numero de hambrientos en el mundo", señala la organización en un comunicado.

Oxfam afirma haber analizado los datos económicos de los países del África subsahariana y llegado a la conclusión de que sus gobiernos dispondrán de 70.000 millones de dólares menos debido a la crisis y que, a diferencia de los países ricos, no podrán endeudarse para superarla.

Sin ayuda exterior, esos gobiernos tendrán cada vez más dificultad para responder a la recesión y no tener que recortar sus inversiones en la enseñanza, la sanidad y otros programas contra la pobreza, advierte la organización. "Los rebrotes de recuperación económica no han llegado aún a los países más pobres," explica Max Lawson, asesor de política de Oxfam.

El impuesto Tobin

Oxfam reclama un conjunto de medidas por valor de 290.000 millones que contribuyan a aligerar la carga que soportan los países en desarrollo sin que afecten a los contribuyentes. Las medidas propuestas incluyen el llamado impuesto Tobin, que gravaría las transacciones internacionales en divisas, una moratoria sobre la deuda y la lucha contra los paraísos fiscales.

Ese impuesto debería ser de al menos un 0.005% y si se aplicase sólo a las cuatro mayores monedas de reserva internacionales -el dólar, el yen, el euro y la libra-, generaría un mínimo de 30.000 millones de dólares aunque si se incluyesen más divisas, podría llegarse a los 50.000 millones, según cálculos de esa agencia.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento