Maniquíes árabes
Un grupo de maniquíes, en un escaparate de Damasco. J.M.M.

La Policía iraní ha ordenado a los comerciantes del país que no muestren maniquíes femeninos desprovistos de 'hiyab', pañuelo que llevan muchas mujeres musulmanas, o que luzcan curvas, según informó la agencia de noticias estatal IRNA.

"El uso de maniquíes fuera de lo común que expongan las curvas del cuerpo y cuyas cabezas no lleven 'hiyabs' está prohibido en las tiendas", dijo la Policía en un comunicado. Asimismo, está prohibido que los maniquíes lleven corbatas o pajaritas y que los hombres vendan ropa interior de mujer.

Con estas medidas pretenden limitar la influencia de la cultura occidental en el país

Esta medida forma parte de una campaña que comenzó hace unos años para limitar la influencia de la cultura occidental y hacer cumplir las normas de vestimenta. El 'comportamiento no islámico' se ha perseguido desde que el actual presidente, Mahmud Ahmadineyad, llegara al poder en 2005.

En otras ocasiones, la campaña sólo se llevó a cabo en verano, pero la del año pasado, durante la cual también se llamó la atención a las mujeres que llevaban pantalones ceñidos, se prolongó durante el invierno. Si un ciudadano o ciudadana iraní infringe las normas de vestimenta, se le da una advertencia, pero si es reincidente puede ser juzgado o juzgada y tener que asistir a 'clases de orientación'.