Tresserras reconoce "ingenuidad de muchos años y personas" en el fraude del Palau

  • Ha admitido que ha habido falta de rigor y control en la auditoría.
  • Ha apuntado que "el principal culpable es el señor Millet y su entorno".

El conseller de Cultura y Medios de Comunicación de la Generalitat, Joan Manuel Tresserras, ha admitido que nadie en el consorcio del Palau de la Música detectó indicios de delito en la entidad y que la plena confianza en ella les hizo pecar de ingenuos.

El también vicepresidente del consorcio del Palau ha remarcado: "No detectamos que hubiera ningún indicio de delito y, por tanto, si se tiene que reconocer ingenuidad, y es una ingenuidad de muchos años y personas, no me importa reconocerla".

El conseller de Interior, Joan Saura, ha admitido que ha habido falta de "rigor y control" a la hora de auditar la gestión del Palau porque la aprobación de las cuentas se ha hecho "como si no pasara nada, cuando en definitiva había un desvío importantísimo de dinero", aunque ha apuntado que "el principal culpable es el señor Millet y su entorno".

Saura ha hecho hincapié en que el Palau es una fundación privada, y que empresas auditoras privadas importantes dijeron que todo estaba bien, porque el fraude "estaba muy bien hecho", ha dicho.

No obstante, también ha recalcado que hubo "déficit y falta de control" por parte del sector público, independientemente de que se trate de una fundación privada, y ha considerado que "esto no puede volver a pasar", por lo que ha reclamado mejorar los mecanismos de control.

El conseller ha afirmado que no le gusta que las hijas de Millet y de Jordi Montull, los dos principales autores de la estafa, continúen en el organigrama del Palau, aunque, según él, debe ser el Patronato quien decida.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento