Los 'búhos' marcan el ritmo de la noche madrileña: "Tenemos más buses nocturnos que muchas ciudades durante el día"

fotografo: Jorge Paris Hernandez [[[PREVISIONES 20M]]] tema: Reportaje Bus nocturno EMT. Búhos.
Pasajeros se suben al autobús nocturno N15 dirección al Hospital 12 de Octubre en la plaza de Cibeles.
Jorge Paris
fotografo: Jorge Paris Hernandez [[[PREVISIONES 20M]]] tema: Reportaje Bus nocturno EMT. Búhos.

Atento a su reloj, un inspector de la Empresa Municipal de Transportes (EMT Madrid) espera a las 00.00 horas para dar la señal que indica el inicio del turno de noche de los autobuses de Madrid, conocidos popularmente como 'búhos' por la semejanza entre sus faros y los ojos del ave rapaz. En ese momento, una perfecta coreografía de vehículos azules rodean a la fuente de Cibeles para poner rumbo a la dirección que se indica en el rótulo frontal del autobús. "Aquí se producen las correspondencias de la mayoría de líneas de la ciudad, es decir, justo a la misma hora salen todos los buses desde Cibeles. De este modo, los viajeros que cogen el bus en Sanchinarro pueden ir a Carabanchel con un tiempo de espera mínimo", relata el jefe de calle del turno de noche de EMT, Óscar Rodríguez.

Por las calles de la capital circulan 29 líneas nocturnas, de las cuales 24 tienen cabecera en Cibeles, dos en Alonso Martínez, dos en Cuatro Caminos y una en Moncloa. Además, hay que sumar el exprés al aeropuerto, que no se considera nocturno, pero funciona 24 horas al día y sale desde Cibeles durante la noche. Esta red de transporte pone en circulación 85 autobuses de jueves a domingo y 205 los viernes, sábados y vísperas de festivo. "En Madrid hay más autobuses circulando de noche que en muchas ciudades de España durante el día", detalla Rodríguez. Todos estos vehículos transportan entre semana cerca de 8.000 usuarios. Sin embargo, los viernes y sábados la cifra aumenta hasta los 50.000, lo que permitió alcanzar los 6,1 millones de usuarios nocturnos en 2023.

Es jueves por la noche y los usuarios empiezan a hacer una fila junto a la marquesina donde llegará su 'búho' en los próximos minutos. Hugo ha salido de trabajar de una hamburguesería y se define como un usuario habitual de los autobuses nocturnos: "Vengo de currar y podría coger el Metro, pero me gusta más el bus porque estás en la calle y no te tienes que meter ahí abajo. El trabajo también es el motivo por el que Vyacheslav utiliza este servicio, pues viene de trabajar desde el aeropuerto y tiene que llegar a Aranjuez. "Utilizo de forma habitual el bus nocturno para coger otro en Atocha que me lleve a mi casa. Lo más cómodo sería ir en coche, pero es un modelo muy antiguo y no puedo pasar con él por el centro", relata el usuario.

Algunos usuarios de los búhos de la EMT de Madrid.
Algunos usuarios de los 'búhos' de la EMT de Madrid.
Jorge París

El perfil de viajero varía mucho en función del día de la semana, "de domingo a jueves suelen ser personas trabajadoras, que entran o salen de sus puestos. Hasta las tres de la mañana es gente que sale de trabajar y a partir de esa hora cambia quienes empiezan su jornada y madrugan mucho", explica la jefa de división de gestión del servicio de EMT, Lidia Barrio. Por el contrario, en fin de semana los usuarios son, en su mayoría, por ocio. "Esto está muy supeditado a los eventos que haya en la ciudad, como festivales, partidos o conciertos", matiza Barrio. 

Un ejemplo de estas circunstancias son Rosa María y Miguel, una pareja de gaditanos que van a pasar el fin de semana en Madrid para asistir a un festival de música electrónica. "Tenemos el apartamento en Ciudad Lineal y el bus nos sale mucho más económico que coger un taxi o un Uber y no tarda mucho en dejarnos en casa", relatan. Por ocio también se mueven Vanesa, Luismi y Elisabeth, un grupo de amigos que han estado cenando por el centro y utilizan el 'búho' para volver a casa: "Vamos a coger el N5 porque no nos gusta el Metro y preferimos ir en autobús. Es más cómodo y no suele dar problemas".

La seguridad, uno de los aspectos más valorados

Para las personas que esperan a su autobús en Cibeles, uno de los aspectos más valorados es la seguridad que ofrece este transporte público. Cristina relata que para volver a casa del trabajo siempre utiliza el autobús nocturno: "Aunque también tengo Cercanías, la conexión para llegar hasta mi casa no me gusta, tengo que atravesar un parque muy oscuro de Usera y prefiero no hacerlo. El 'búho' me deja en la puerta de mi casa y me da más seguridad". 

Con el objetivo de garantizar la seguridad de los pasajeros y el conductor, a bordo del 'búho' siempre viaja un vigilante de seguridad ante posibles incidentes que se producen en el interior de los vehículos. "El nivel de incidencias en la noche no es relevante para el alto número de viajeros que tenemos", destaca el jefe de calle de EMT. Al mismo tiempo, hace referencia a la evolución de esta seguridad con el paso de los años: "Cuando empecé como conductor nocturno, hace 20 años, no existía la mampara de seguridad que ahora nos protege. Antes tenías que aguantar a mucha más gente durante el viaje, ahora eso ya no pasa porque existe esta barrera". "En 11 años conduciendo los 'búhos' no he tenido ningún incidente reseñable", puntualiza Óscar Rodríguez.

fotografo: Jorge Paris Hernandez [[[PREVISIONES 20M]]] tema: Reportaje Bus nocturno EMT. Búhos.
Usuarios esperan al autobus nocturno frente a la fuente de Cibeles.
Jorge Paris

Otro aspecto muy positivo que destaca Cristina mientras llega su autobús es la ampliación de horario que se implementó desde el pasado mes de diciembre, por el cual el tiempo de espera en el fin de semana pasó de 35 a 15 minutos. "Es una maravilla que en el fin de semana hayan ampliado los horarios de los buses, antes era muy habitual tener que ir de pie o no entrar. Ahora ya no hay ese problema", destaca la viajera.

Junto a la reducción de tiempos de espera en el fin de semana, la EMT anunció ese mismo mes de diciembre la puesta en marcha de una línea circular, muy similar a las circulares diurnas C1 y C2, y la ampliación de 8 líneas. "En estos primeros meses, de domingo a jueves, ha estado flojita. Los viernes y sábado sí que ha funcionado mejor, pero poco a poco la gente va conociendo el servicio. Su gran ventaja es que en algún momento del recorrido coincide con cualquier otra línea nocturna, lo que permite establecer más conexiones", explica la jefa de división de gestión del servicio de EMT.

N21, N5 y N18: las líneas más utilizadas

Dentro de las 29 líneas que componen una red nocturna de 818,1 kilómetros, los autobuses con mayor demanda de usuarios en 2023 fueron: el N21, que une Cibeles y Arroyo del Fresno, y tuvo 372.021 usuarios; el N5 (Cibeles-Colonia Fin de Semana) con 310.937 viajeros; y el N18 (Cibeles-Las Águilas), donde se subieron 309.407 personas.

En muchas ocasiones, la circulación de estos vehículos por la ciudad es más complicada de lo que puede parecer. "Aunque la ciudad duerma de noche, la actividad no para y es el momento de realizar mantenimientos y cortes en las vías, como asfaltados, grúas o camiones de carga y descarga, lo que hace complicada la puntualidad en algunas ocasiones", relata jefe de calle de EMT. 

fotografo: Jorge Paris Hernandez [[[PREVISIONES 20M]]] tema: Reportaje Bus nocturno EMT. Búhos.
El jefe de calle del turno de noche de EMT, Óscar Rodríguez, en la plaza de Cibeles.
Jorge Paris

Trabajar en el turno de noche de la EMT no es sencillo, pues es un puesto "muy cotizado", según explica Óscar Rodríguez: "Para coger el turno fijo de noche, que es el de domingo a jueves, necesitas estar años en la empresa". Los motivos que propician esta alta demanda es el complemento de nocturnidad, la conciliación familiar y la densidad del tráfico. "Además, como el número de turnos es menor, es mucho más complicado acceder a un puesto fijo", señala Rodríguez.

La representación femenina en puestos fijos de noche no es muy alta, pues tan solo tres han logrado su plaza. "Esto se debe a que los conductores de noche suelen tener mucha antigüedad y antes no había tantas mujeres, pero cada vez van llegando más", asegura Rodríguez. Sin embargo, en los puestos de correturnos, aquellos que trabajan de noche los fines de semana de forma alterna, el número de mujeres "es mucho mayor y va en aumento". 

Los horarios de estos trabajadores varían entre las 22.45 y las 00.00 horas en el inicio de jornada y finalizan entre las 6.30 y las 7.00 horas de la mañana. "Llevo 20 años de noche y siempre vas a contrarreloj, por mucho que estés habituado a dormir por la mañana, pero ya es algo totalmente normal para mí", describe el jefe de calle.

Junto a los conductores, existen muchos más trabajadores de la EMT que se ganan la vida en el turno de noche: los interventores que piden billetes en el autobús, los inspectores que velan por una perfecta sincronización de las líneas o los mecánicos que trabajan en los talleres de los distintos centros de operaciones para poner a punto los vehículos.  

Un servicio nocturno a punto de cumplir 50 años

La implantación del servicio nocturno en Madrid tuvo lugar el 1 de octubre de 1974, con el fin de dar cobertura a las necesidades de muchos usuarios obligados a desplazarse de madrugada por motivos laborales o de ocio. La red nació bajo el término de "Circuito Nocturno" y estaba compuesto por un total de 11 líneas. Estas unían el centro de la capital con las zonas periféricas de Hortaleza, Canillejas, Moratalaz, Vallecas, San Cristóbal de los Ángeles, Villaverde Alto, Carabanchel, Cuatro Vientos, Lacoma, Fuencarral y Manoteras.

Los primeros buses nocturnos prestaban servicio entre las 00.00 y las 06.00 horas con una tarifa de 15 pesetas de entonces, que daban derecho a hacer correspondencia en Cibeles con otras líneas nocturnas. Desde su nacimiento, la red ha ido expandiéndose y adaptándose al ritmo de crecimiento de barrios de Madrid. En 1994, la EMT amplió la red a 20 líneas. En 2002 tuvo lugar una segunda reordenación, añadiendo cuatro líneas más a esta red, además de dos líneas circulares como complemento para los fines de semana y víspera de festivos. 

Entre 2006 y 2013 estuvieron operando un total de 12 líneas 'metrobúhos', llamados así por trazar un recorrido próximo a paradas importantes de la red de Metro durante las horas de cierre de su servicio. En 2010 se creó la primera línea nocturna hasta el Aeropuerto de Madrid (N27). El último servicio nocturno incorporado a la red de la EMT fue la N28 entre Moncloa y Aravaca, operativa desde octubre de 2018.

Álvaro Ortega Hernández
Redactor '20minutos'

Redactor en la sección de Madrid. Graduado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid y postgrado de Especialista en Información Económica por la Universidad Antonio de Nebrija. Me recorro el callejero de la capital mientras cubro la actualidad del Ayuntamiento de Madrid. Di mis primeros pasos en el Diario AS y en CincoDías. Con la curiosidad por bandera, siempre atento a lo que me rodea y con muchas preguntas por hacer.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento