Irán realiza pruebas con misiles
Fotografía de archivo de pruebas con misiles en Irán. Fars News / EFE

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha anunciado su decisión de eliminar el plan de construcción de un escudo antimisiles en Europa. El presidente hizo este anuncio en una breve comparecencia desde la Casa Blanca, después de hablar ayer con el presidente de la República Checa, Jan Fischer, quien esta misma mañana adelantó a la prensa los planes estadounidenses

El proyecto de escudo nuclear en Polonia y la República Checa fue impulsado por la anterior Administración de George W. Bush. La edición digital de The Wall Street Journal ya había adelantado la decision de su retirada antes de que lo hiciese público el propio Obama.

El rotativo aseguraba que la decisión se justifica por el escaso progreso iraní en su programa de desarrollo de misiles de largo alcance respecto a las anteriores previsiones, lo que supuestamente reduciría la amenaza sobre Estados Unidos y las principales capitales europeas. El mayor peligro para Europa son los misiles de corto y medio alcance iraníes

Funcionarios de la anterior y actual Administración norteamericana así lo explicaron al diario económico, que anunciaba que la próxima semana concluirá la revisión del expediente en 60 días ordenada por el presidente estadounidense, Barack Obama.

El proyecto auspiciado por George W. Bush causó el rechazo y la ira del Kremlin que lo consideró una amenaza a su sistema balístico intercontinental, pese a los desmentidos norteamericanos.

La actual Administración estadounidense apunta como amenaza más inmediata para los aliados europeos los sistemas balístico de corto y medio alcance iraní, por lo que según las fuentes, Washington decidirá un cambio en favor del desarrollo de un sistema defensivo regional para el continente europeo.

El diario agregaba que dicho sistema será "mucho menos controvertido".

Según el diario, los críticos dirán que el cambio es un gesto para lograr la cooperación rusa en la obtención de nuevas sanciones contra el régimen iraní si Teherán no abandona su programa nuclear.

Obama y el presidente ruso, Dmitri Medvedev, tienen previsto reunirse la semana próxima durante la asamblea general de Naciones Unidas y las reuniones del G-20.