El sector del taxi se une por primera vez en 30 años para convocar una manifestación el próximo 30 de septiembre en la Terminal 4 del Aeropuerto de Barajas en contra del intrusismo que sufre y "la desidia" por parte de las Administraciones (Ministerio de Fomento, Comunidad de Madrid y Ayuntamiento de la capital), que, según las asociaciones, no hacen nada para evitarlo.

Es la primera vez que las cuatro asociaciones representativas del sector se unen en una manifestación

Desde que los taxistas madrileños se organizaran por asociaciones, es la primera vez que las cuatro asociaciones representativas del sector se unen para denunciar su situación: la Asociación Gremial de Auto-taxi de Madrid, la Federación Profesional del Taxi de Madrid, Uniatramc, y Agetaxi.

La manifestación será el día 30 a las 10 h en la llegada de la T-4 y se espera una participación de 3.000 trabajadores.

El Ayuntamiento "no hace nada"

El presidente de la Gremial, José Antonio Parrondo, ha explicado que desde hace varios meses el sector del taxi sufre el intrusismo por varios frentes, tanto en las distintas terminales de Barajas y en las estaciones de autobuses y trenes, como a las puertas de los hoteles y hostales de la región. Y que, sin embargo, tanto el Ayuntamiento de Madrid como el Gobierno regional "no hace nada".

La crisis y el intrusismo han provocado pérdidas de hasta un 40%, entre clientela y recaudación

Por un lado, Parrondo ha denunciado que Fomento ha otorgado desde 2005 un total de doce paradas de carga y descarga en las terminales 1 y 4 de Barajas de autobuses interurbanos que, después de llegar a su destino procedentes de otras ciudades como Santander, Gijón o León, recogen a viajeros y sirven de lanzadera para transportarlos hasta estaciones como la Sur de autobuses.

También están los vehículos que obtienen licencia para trabajar en su comunidad autónoma, y que, sin embargo, vienen a Madrid para hacer el trabajo de taxista. Es decir, tienen licencia para transportar viajeros, pero no para hacerlo en la Comunidad de Madrid. Pero, no obstante, lo peor para el sector es la situación provocada por furgonetas o coches ilegales que van a buscar al cliente y que, sin licencia y sin taxímetro, cobran la carrera que quieren.

'Transportes Latinos, combate la crisis'

Estas se anuncian con carteles por todas partes con reclamos como "Mudanzas económicas. Viajes al aeropuerto por 30 euros a cualquier hora y cualquier día económico", "Transportes latinos, combate la crisis", o "Portes y mudanzas, construcciones y reformas, pintura en general, o taxi al aeropuerto".  

El presidente de la Federación del Taxi, Mariano Sánchez, no se explica cómo desde el Ayuntamiento de Madrid y la Comunidad no se hace nada para parar a estas personas. "No se puede permitir que una zona de influencia se lleve a cabo estas actuaciones", señaló, al tiempo que pidió que se cambie el reglamento del taxi con un régimen sancionador.

A su juicio, la Comunidad de Madrid debería permitir que la Policía local de los municipios y la municipal de la capital pudieran llevar a cabo inspecciones en las zonas donde se concentran estos nuevos tipos de servicio para controlar, del mismo modo que se controla y se persigue a los top manta que venden música de manera ilegal en las calles.

40% menos de clientes

La crisis actual unida a este intrusismo han provocado, según el sector, pérdidas de entre un 30 y un 40%, entre clientela y recaudación. Es más, sólo el intrusismo les ha causado pérdidas de "millones de euros" en los últimos meses. Por todo ello, y tras ver que ni la Comunidad de Madrid ni el Ayuntamiento "les hace caso", han decidido tomar medidas más drásticas como comenzar con las movilizaciones.

Sumando los diferentes tipos de vehículos ilegales podrían juntarse unos 2.000 frente a los 20.000 autónomos que trabajan por cuenta propia en el taxi, un sector, que, según recuerdan las asociaciones, a diferencia de otros es el único que ha crecido en época de crisis porque "absorbe el trabajo". Además, dicen que son el segundo transporte público de la región, por delante de los autobuses de la EMT porque trasladan a 600.000 usuarios al día.

Entre otras cosas, los taxistas, que, según las asociaciones están trabajando a día de hoy más de 15 horas diarias, también piden que se regule la publicidad porque son unos de los pocos de España que no pueden llevar anuncios en sus vehículos y que el Ayuntamiento de Madrid se siente a negociar con ellos las cuestiones del patrimonio de la herencia en el sector.