Trinidad Jiménez
La ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez. Bernardo Rodriguez / EFE

La ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez, ha reivindicado que la ampliación de la ley del Tabaco es una medida de "salud pública" que sitúa a España "en la vanguardia" europea y que "no va a perjudicar a nadie", sino "más bien va a beneficiar al conjunto de la población".

Jiménez ha insistido en que "no ha habido improvisación alguna" al plantear la ampliación de la ley, sino que se ha querido hacer una normativa homologable al resto de países del entorno y dar "un paso adelante" para que sea eficaz en todos sus términos y cumpla el objetivo de proteger la salud pública.

Jiménez recuerda que en los países que han adoptado esta medida no ha habido efectos económicos reseñablesSobre los gastos que hicieron en su día los empresarios para acondicionar sus locales, ha asegurado que dispone de un estudio "exhaustivo" que evidencia que ese gasto fue "absolutamente insignificante", pues la mayoría optaron por dejar fumar en el local o por poner una mampara.

A su juicio, "no es serio" que se haga ese planteamiento económico, que es "absolutamente irrelevante", frente a una cuestión de salud pública, y ha asegurado que "no va a haber pérdidas para nadie", porque la gente seguirá acudiendo a los bares y restaurantes y "no va a ocurrir nada".

Ha insistido en que la "inmensa mayoría de países" de nuestro entorno han adoptado esta decisión, como Irlanda o Italia, y no se ha producido "ningún efecto económico reseñable", porque los empresarios están "en igualdad de condiciones" y los ciudadanos acuden a los locales porque así lo desean.

Origen de enfermedades

Jiménez ha destacado que el tabaquismo es un problema grave de salud pública, que cada año causa la muerte a más de 55.000 personas y produce muchas enfermedades respiratorias y cardiovasculares, y su obligación como ministra es proteger la salud de los ciudadanos.

A su juicio, ya que la ley anterior produjo un efecto beneficioso, en tanto que permitió que más de un millón de personas dejaran de fumar, en este momento se puede avanzar en el sentido de que en los lugares cerrados no se pueda fumar.

La ministra ha señalado que no se trata de una medida restrictiva, porque cada uno es muy libre de fumar, sino de salud pública y de librar de humos los espacios públicos cerrados.