El plante de Polonia, Hungría e Italia impide a la UE elevar de 55 a 57% la reducción de emisiones de CO2 en 2030 de cara a la COP28

Teresa Ribera, presidenta de turno del Consejo de Medio Ambiente, este lunes.
Teresa Ribera, presidenta de turno del Consejo de Medio Ambiente, este lunes en la reunión de Luxemburgo.
Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico.
Teresa Ribera, presidenta de turno del Consejo de Medio Ambiente, este lunes.

La Unión Europea ha aprobado este lunes su mandato negociador de cada a la Cumbre del Clima que empezará dentro de un mes y medio en Dubái donde se pide que las compañías energéticas contribuyan a financiar la recuperación de los países más golpeados por el cambio climático y un abandono lo antes posible de los subsidios a los combustibles fósiles pero en el que no ha podido incluir un compromiso para elevar a 57% la reducción de emisiones de CO2 en lo Estados miembros para 2030, debido a que países como Polonia, Hungría, Italia o Eslovenia se han negado a que apareciera una cifra que no fuera la acordada legalmente, de que la reducción será del 55%.

"Es una de las cuestiones que hemos discutido y muy pocos Estados miembros dijeron que no querían ver la cifra 57% en el texto final", ha explicado la vicepresidenta tercera y presidenta de turno del Consejo de Medio Ambiente, Teresa Ribera, en una rueda de prensa en la noche de este lunes, al término de una reunión que se alargó por el bloqueo que Italia, Hungría y Polonia ejercían al acuerdo sobre el mandato de la UE para la próxima Conferencia de las Partes (COP) de la Convención de la ONU sobre el Cambio Climático, que tendrá lugar en Dubái entre el 30 de noviembre y el 12 de diciembre.

Tanto Ribera como la Comisión Europea defendían incluir en este mandato, como un ejemplo de mayor ambición para el resto del mundo, un objetivo de reducción de emisiones de CO2 en la UE para 2030, que sería superior al 55% acordado en el paquete 'Fit for 55', del que emanan las decisiones y políticas sobre clima que han hecho que, en la práctica, la UE estén disposición de cerrar la década con una reducción del 57% de sus emisiones de CO2. Como ejemplo, Ribera se ha referido a otro acuerdo de este lunes para que en 2030 el 90% del transporte de vehículo pesados esté descarbonizado.

"Si sumamos todos los elementos, probablemente superaremos el objetivo del 55%, por lo que nos situaremos en torno al 57%. Se trata de una estimación, no de la reapertura de un objetivo formal, sino de la conclusión y el resultado de los hechos", ha explicado Ribera a primera hora de la jornada. "Estamos sobre consiguiendo nuestros objetivos gracias a lo que estamos poniendo en funcionamiento", ha dicho ya por la noche, apoyada por los "modelos" a lo que se ha referido el comisario de Acción Climática, , Wopke Hoekstra, que muestran que la UE alcanzará el umbral del 57% de reducción de emisiones.

Sin embargo, ha añadido Ribera, los países que se han negado a reflejar el 57% han motivado que "no querían crear confusión", que se fijara "un nuevo objetivo", que legalmente para UE sigue siendo el 55% de reducción de emisiones de CO2 en 2030.

En el mandato adoptado este lunes, la UE reclama al resto de países que "revisiten" sus compromisos de reducción de emisiones y se felicita por la actualización de los suyos, que queda plasmado en el paquete "Fit for 55", "que permitirá a la UE reducir sus emisiones netas de gases de efecto invernadero al menos un 55% en 2030 y alcanzar la neutralidad climática como muy tarde en 2050", dice el texto.

Fondos de las petroleras

Según ha explicado, de acuerdo al mandato aprobado este lunes, la UE acudirá a la COP28 con una reclamación muy clara para que las empresas energéticas, gasistas y petroleras, también contribuyan financieramente a la transición energética en los países con menos recursos.

"Hay una invitación a tomar en serio el capítulo de las inversiones, hay una invitación a las compañías de combustibles fósiles a financiar la resilencia en países más vulnerables", ha dicho Ribera, sobre un texto de conclusiones que reconoce los esfuerzos de los países y las instituciones financieras internacionales para poner recursos para hacer frente a los daños y las pérdidas que provoca el cambio climático en los países más vulnerables a él pero que pide que estos acuerdos de financiación "se fortalezcan". Por ello, pide a "todos los países que incrementen sus esfuerzos para movilizar financiación de todas las fuentes para apoyar su acción climática".

Doce horas más tarde, a su llegada al Consejo de Energía que de nuevo preside este martes, Ribera ha aclarado esta cuestión, vinculándolo al principio de que 'quien contamina paga' y el convencimiento de que "necesitamos mecanismos innovadores de financiación climática y de que los apoyos no pueden ser solo presupuestos públicos".

En este sentido y sin definir todavía la forma, la UE apunta directamente a "aquellos que están vinculados a la energía fósil, a los combustibles fósiles" como las que deben contribuir más de lo que lo hacen. "Los datos dicen que es un sector que invierte todavía poco", ha advertido Ribera.

"Creemos que deberían hacer una contribución, comprometerse a financiar el desarrollo y la resilencia contra el cambio climático en los países vulnerables" (...) En un contexto de mayor concienciación sobre la responsabilidad social, sería extraordinariamente importante que esa contribución, ese compromiso se materialice en una inversión en los países más vulnerables, más afectados por los impactos climáticos", ha dicho la vicepresidenta.

Subsidios a los combustibles

Sobre la otra gran cuestión sobre la que girará la COP28, el abandono de los subsidios a los combustibles fósiles, la UE no fija una fecha en su mandato, que "llama a una transición de salida tan pronto como sea posible de los subsidios a los combustibles fósiles que no se destinen a pobreza energética o transición justa". 

"El Consejo subraya la importancia de que la transición hacia una economía de neutralidad climática requerirá una transición de salida mundial de combustibles fósiles que no cuenten con un sistema de abatimiento y un pico de su consumo para esta década". 

Posición de la UE ante la COP28

Fijar la posición de la UE de cara a la próxima Conferencia de las Partes (COP) de la Convención de la ONU sobre el Cambio Climático era uno de los objetivos de la reunión de ministros de Medio Ambiente, presidida este semestre por Ribera, que a su llegada por la mañana insistía en la señal que dé la UE para lograr otro de los grandes objetivos de la COP28, que el objetivo de limitar el calentamiento global a 1,5ºC desde la época preindustrial siga siendo "alcanzable". 

Como reclamaron hace unas semanas la Agencia Internacional de la Energía y el Gobierno español en tanto que Presidencia semestral de la UE, los Veintisiete hacen suyos los objetivos de que la COP28 mantenga "alcanzable" el límite en 1,5ºC de calentamiento global, triplique la instalación de renovables para 2030 y duplique la eficiencia energética.

"El Acuerdo de París está vivo y coleando y debemos asegurarnos de que, si no estamos alineados con el objetivo al que nos comprometimos en 2015, ¿cuáles son las señales, las formas de reorientar nuestras acciones para garantizar que el objetivo de 1,5 grados todavía sea alcanzable?", se ha preguntado al inicio de la jornada.

"La UE se compromete pero también implementa", ha dicho Ribera a primera hora, cuando ha pedido ir más allá de meras "declaraciones políticas".

Finalmente, los Veintisiete han aprobado ya en la noche de este lunes el mandato negociador en la próxima Cumbre del Clima que ha permanecido bloqueado hasta entonces por la reticencias de Polonia y Hungría, los dos países que en los últimos años han puesto más palos en las ruedas en cuestiones medioambientales o sobre inmigración, y a los que desde el año pasado se sumó la Italia de Giorgia Meloni, y también Eslovenia.

En la mañana de este lunes el acuerdo no ha sido posible y a media tarde y una vez tratados el resto de asuntos de la agenda del Consejo de Medio Ambiente, Ribera ha pedido un receso para poder terminar de cerrar las conclusiones de la reunión, donde solo dos temas quedaban pendientes, la posición de la UE de cara a la COP28 y, de manera subsidiara por estrategia de Italia, un nuevo acuerdo para reducir todavía más las emisiones de CO2 en vehículos pesados como camiones.

Camiones menos contaminantes

Poco antes, también ha habido el acuerdo que dará al Consejo un mandato de negociación con el Parlamento Europeo sobre una norma que busca elevar de 30% a 45% la reducción de emisiones de CO2 en vehículos pesados y que en 2035 sea del 65% y en 2040, del 90%, tal y como se ha terminado aprobado.

Todos los nuevos autobuses urbanos de la UE tendrán que ser sin emisiones a partir de 2035 y serán los fabricantes los que tendrán que decidir qué tecnologías utilizan para alcanzar estos objetivos, por ejemplo, electrificación, pilas de combustible de hidrógeno o hidrógeno en los vehículos de combustión interna.

Clara Pinar
Redactora '20minutos'

Actualmente cubro la información relacionada con energía, transición ecológica y transportes. Antes, también en 20 Minutos, me encargué de la cobertura sobre la crisis sanitaria por Covid y, previamente, de la información relacionada con Presidencia del Gobierno. Antes trabajé en la revista Tiempo y, en Bruselas, en las agencias Europa Press y Notimex y fui colaboradora de el periódico Levante-EMV, entre otros medios. Soy licenciada en Ciencias de la Información y postgrado en Información Internacional y Países del Sur por la Universidad Complutense. En 2021 terminé un Máster sobre Museología y Gestión de Museos de la Universidad a Distancia de Madrid (UDIMA).

Mostrar comentarios

Códigos Descuento