Deep Purple repasa su dilatada trayectoria en un concierto casi íntimo en Barcelona

  • Tocaron ante unas 2.000 personas en el anexo del Palau Sant Jordi.
  • De la legendaria formación original sólo queda Ian Paice.
  • Este martes actúan en Madrid.
Roger Glover (izq.) y Steve Morse, durante el concierto de Deep Purple en Barcelona.
Roger Glover (izq.) y Steve Morse, durante el concierto de Deep Purple en Barcelona.
Xavier Bertral / EFE

La legendaria banda de rock duro Deep Purple repasó este lunes por la noche algunos de los grandes éxitos de su dilatada trayectoria, en el primero de dos conciertos que ofrece esta semana en España, en el que en un formato íntimo apenas congregó a unos dos mil seguidores irredentos en el anexo del Palau Sant Jordi, en Barcelona.

A las 21,15, la hora prevista, el quinteto rockero ha arrancado con uno de sus hits más populares, el potente Highway Star, un tema que conserva el aire rítmico de antaño, aunque no la potencia vocal de su cantante, castigada por décadas de profesión.

Deep Purple fue fundado en 1968 por Jon Lord, Ritchie Blackmore, Nick Simper, Rod Evans y Ian Paice, músicos todos provenientes de distintas bandas, pero actualmente ya sólo queda Ian Paice de la formación original y fue Steve Morse el último en incorporarse en sustitución del genial guitarrista Ritchie Blackmore.

Ausentes desde hace unos años Blackmore y el teclista Jon Lord, la columna vertebral que aún conserva el tarro de las esencias del grupo está formada por la voz de Ian Gillian, el batería Ian Paice y el bajista Roger Glover.

Les acompañan sobre el escenario dos músicos experimentados, el guitarrista Steve Morse (ex Kansas) y el curtido teclista Don Airey, que por momentos ha hecho olvidar el buen hacer de Lord y que en su solo ha exhibido un dominio del blues, de la música clásica y del sintetizador a la manera del sinfónico Keith Emerson.

Clásicos

En el concierto del Club del Palau Sant Jordi los Purple ofrecieron una segunda versión del concierto del Rapture of the Deep Tour, con el que ya actuaron hace tres años, si bien entonces en un espacio ligeramente más grande, el Pabellón del Valle Hebrón.

El quinteto interpretó algunos de los temas de sus últimos discos, adaptados al timbre actual de voz de Gilliam, pero como no tienen un álbum recienteç, en las cerca de dos horas que ha durado el concierto repasaron también algunos de los temas con los que allá por los años 70 arrasaban en la escena del rock duro junto a grupos como Led Zeppelin o Black Sabbath.

Los actuales 'púrpura', más conjuntados que en 2006 -el rodaje y las giras han ayudado sin duda- se atrevieron en el ecuador de la velada con un diálogo de solos que concluyó con una sonora ovación del público.

En la recta final de la noche llegaron algunos de los clásicos, como Space Truckin', el superpopular Smoke On The Water, Hush o Black Night.

La banda británica no hizo gala de los vatios que en los años 70 le valieron ser reconocida como la banda más ruidosa del mundo por el libro Guinness de los récords, algo que seguramente agradecieron los oídos de sus actuales fans, los mismos de sus inicios, pero con 30 años más sobre sus espaldas y sus tímpanos.

Deep Purple actuará este martes en Madrid y hasta finales de año tiene previsto visitar Manchester, Glasgow, Londres, Amsterdam, Amberes, Helsinki, Oslo, Amiens, Nantes, Toulouse, Marsella, Bolzano, Roma, Perugia y Bolonia, entre otras localidades europeas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento