Catalá pone fin a las supermanzanas en Valencia y anuncia plazas "en condiciones"

  • Urbanismo evaluará la de la Petxina, ya en marcha, reformulará la de Orriols y rehará el proyecto de la Roqueta.
  • La alcaldesa las define como "una plaza pintada en el suelo" y asegura que prefiere "un proyecto bonito".
Distribución de las supermanzanas proyectadas en Valencia.
Distribución de las supermanzanas proyectadas en Valencia.
Henar de Pedro
Distribución de las supermanzanas proyectadas en Valencia.

Valencia no habilitará nuevas supermanzanas en sus barrios. La alcaldesa de la ciudad, la popular María José Catalá, ha anunciado este lunes un cambio de modelo urbanístico en la ciudad respecto al ejecutivo anterior de Compromís y PSPV que desechará las llamadas intervenciones tácticas con pintura, maceteros y mobiliario urbano como forma de ganar espacio peatonal en los cruces de zonas con escasez de zonas de este tipo. "Prefiero hacer un proyecto bonito con una plaza en condiciones. Nunca me ha parecido un proyecto atractivo", ha afirmado durante una visita al barrio de Arrancapins, donde prosigue el plan de renovación de aceras y asfaltado aprobado este verano.

La decisión afectará a las nueve proyectadas por el anterior Gobierno local, que se encontraban en diferentes fases. La de la Petxina, ya en funcionamiento, será sometida a una evaluación para testar su efectividad. "Vamos a dar una pensada. Estamos observando cómo está funcionando porque no somos de tirar dinero a la basura, pero no es mi modelo y no va a haber más supermanzanas", ha indicado la máxima responsable municipal. 

La de Orriols, ya adjudicada y cuyas obras comenzaron a mediados de junio, seguirá en marcha pero no como supermanzana, sino con un proyecto de reurbanización, mientras la de la Roqueta, que estaba en estudio, se reformulará para convertirla en una plaza "en condiciones". Las seis restantes (Ciutat Fallera, Tendetes, Tres Forques, Pla del Remei, Amistat y Monteolivete) no se realizarán, al menos con esta fórmula urbanística. "Yo no soy nada de las supermanzanas", ha insistido Catalá, que ha añadido que en su opinión "son una plaza pintada en el suelo".

Las supermanzanas consisten en una intervención mediante el llamado urbanismo táctico que transforman cruces de calles creando una plaza peatonal en el centro de la intersección desviando el tráfico hacia los laterales, y con la sustitución de coches aparcados por vegetación y zonas de juegos, y del asfalto por baldosas con un diseño unificado. 

La idea, que sigue el modelo de ciudades como Barcelona o Vitoria, ha encontrado críticas por la eliminación de plazas de aparcamiento libres para residentes sin una alternativa concreta más allá de los parkings ya existentes y por el diseño provisional, pero también elogios relacionados con la habilitación de nuevos espacios públicos y de encuentro vecinal en zonas como los entornos escolares.

La oposición critica la decisión

La portavoz socialista en el Ayuntamiento y exconcejala de Urbanismo, Sandra Gómez, ha criticado el cambio de rumbo en la supermanzana de Orriols, una obra ya adjudicada. "Catalá castiga a Orriols y pone en peligro los 5,1 millones de la UE para la ciudad", ha denunciado. 

En esta línea, la portavoz adjunta de Compromís, Papi Robles, ha acusado a la alcaldesa popular de "involucionista". En su opinión, "no está pensando ni en el futuro de Valencia ni en el bienestar de sus vecinos y vecinas", al tiempo que ha tildado de "sectaria" la eliminación de estas zonas peatonalizadas.

La alcaldesa, este lunes, en el barrio de Arrancapins.
La alcaldesa, este lunes, en el barrio de Arrancapins.
AYTO. VLC

Asfaltado y nuevas aceras

La alcaldesa ha visitado el barrio de Arrancapins, donde se realizan obras de renovación de calzadas y aceras que se ha llevado a cabo en los distritos de la ciudad durante el verano. Estas actuaciones forman parte de un proyecto, todavía en ejecución, que cuenta en un presupuesto de un millón de euros y beneficia también a Benimaclet, el Pilar, y el Mercat, así como a otras zonas de la ciudad como la Gran Vía o el puente de Aragón.

"Quiero que este tipo de intervenciones forme parte del día a día de la ciudad, son pequeñas actuaciones que en realidad son grandes porque cuidan de lo pequeño", ha manifestado Catalá, quien, asimismo, ha asegurado que el actual equipo de gobierno "seguirá trabajando para que Valencia sea una ciudad mucho más cuidada en las cuestiones básicas que preocupan al vecindario".

Concretamente, la renovación y asfaltado de calzadas y aceras ya se ha completado en la calle de Dolores Marqués del barrio de Benimaclet, y ahora prosigue en las calles Marqués de Cenete, Salas Quiroga, Albacete, Santa Teresa, Peu de la Creu y Mestre Racional. También han comenzado a renovarse las aceras del puente de Aragón, uno de los principales de la ciudad, con baldosas de granito natural.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento