Alberto Ruiz-Gallardón y Esperanza Aguirre
Alberto Ruiz-Gallardón y Esperanza Aguirre, durante  la colocación del último tramo de la nueva catenaria de la línea 6 . JUAN CARLOS HIDALGO / EFE

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, y el alcalde de la capital, Alberto Ruiz-Gallardón, colocaron hoy de manera simbólica el último tornillo de la nueva catenaria rígida de la línea 6 de metro, que tras tres meses cerrada por tramos debido a las obras de remodelación, se reabre el próximo lunes.

Como si de dos operarios más se trataran, se subieron a una dresina (máquina de mantenimiento que funciona con gasóleo) para colocar en la estación de Avenida de América el último tramo de esta instalación, que, en palabras de Aguirre, "es más eficiente, permite que los trenes circulen más rápidamente " que antes.

Con una inversión de 27 millones de euros, financiados a partes iguales por el Ayuntamiento y la Comunidad a través del Consorcio Regional de Transportes, 80 personas han estado trabajando desde el pasado mes de junio para cambiar la instalación eléctrica de la línea circular, que da servicio diario a 320.000 personas.

La presidenta de la Comunidad indicó que la mejora del Metro no sólo consiste en ampliar su red y el número de estaciones sino también en trabajar por mejorar la ya existente, como es el caso de la línea 6, que funcionando desde 1979, se había convertido en una de las que más lentas y que más averías registraba.

Remozado de andenes y estaciones

Entre los trabajos, destaca la sustitución de 47 kilómetros de catenaria convencional por otra rígida, la adecuación de tramos para reducir vibraciones en las vías, la instalación de nuevos sistemas de alumbrado y la mejora de varias estaciones, "como en el caso de Nuevos Ministerios, donde se han remodelado los andenes", señaló Gallardón.

En estaciones como ésta y Oporto se ha llevado a cabo la renovación de  techos y paredes. También en los pasillos de la estación de O'Donnell, de acceso a la línea 6 se han llevado a cabo mejoras. Además se han mejorado las estaciones de Sáinz de Baranda, Pacífico y Carpetana.

Obras hasta 2011

El alcalde madrileño recordó que de igual forma se financiarán otras mejoras en esta misma línea por un importe cercano a los 175 millones de euros y que concluirán durante la presente legislatura, "a mediados de 2011", según Aguirre. Con la mejora de la línea se pasará de transportar 26.000 viajeros a la hora a 34.000

Para entonces "se habrán sustituido 68 escaleras mecánicas en 11 estaciones, y contará con 17 estaciones totalmente accesibles", apuntó Gallardón.

También se van a incorporar 30 nuevos trenes y que se está instalando un nuevo sistema de control de tráfico y comunicaciones que se conoce por las siglas CBTC (Control de Tren basado en Comunicaciones), que permite controlar la posición de los trenes en tiempo real e incrementar la frecuencia de paso de los trenes. Así será posible que circulen 58 trenes por hora de forma simultánea, frente a los 44 actuales. "Esto supondrá que de una capacidad actual de 26.000 viajeros por hora pasaremos a 34.000 por hora, es decir, un 31 por ciento más", precisó la presidenta.

Mucha expectación y buenas palabras

Cada vez que Aguirre y Gallardón coinciden en un acto público, la expectación que levantan es la misma: decenas de medios de comunicación así como personal de ambas administraciones que acompañan a ambos políticos. El paseo por el suburbano duró cerca de una hora y cuarto, y en ella que no faltaron los elogios y las buenas palabras, todas muy comedidas.

Y todo esto pese a que la semana no está siendo de las más tranquilas, pues comenzó con el rechazo del Ayuntamiento madrileño al proyecto presentado por el Gobierno regional para solucionar el problema de la Cañada Real Galiana, y esta misma mañana, el alcalde de la capital señaló en una entrevista preguntado por su relación que "dos no pelean si uno no quiere" y que él no quiere pelear.