presupuestos generales cd
Solbes y Marín, a su entrada al Congreso (Efe). EFE

El vicepresidente segundo del Gobierno y ministro de Economía, Pedro Solbes, protagonizó el tradicional acto de entrega en el Congreso de los Presupuestos, con la novedad de que se ha sustituido el papel por un formato exclusivamente digital, y con un contenido que en 2006 volverá a apostar por la estabilidad.

A las 9.30 el ministro llegó a la escalinata de los Leones de la Carrera de San Jerónimo, donde le aguardaban decenas de medios gráficos para tomar las imágenes del titular de Economía, este año no con un tomo, sino con un disco compacto con cerca de 200 megabytes de memoria, y el libro amarillo, índice de los presupuestos.

A continuación, acompañado por los secretarios de Estado de Hacienda y Presupuestos, Miguel Angel Fernández Ordóñez, y Economía, David Vegara, el ministro entró en el Palacio de las Cortes para escenificar la entrega de las cuentas públicas al presidente de las Cortes, Manuel Marín para el inicio de su tramitación parlamentaria.

Un momento "crucial"

Solbes definió este acto de entrega de los segundos presupuestos del Gobierno de Jose Luis Rodríguez Zapatero como un "momento crucial" y "fundamental para la vida política", y advirtió de que no debe "banalizarse" su importancia, ya que a través de ellos se conoce el comportamiento previsible del Estado, en un contexto europeo y de estabilidad.

Sí calificó como "excepcional" el hecho de que no se utilice papel, sino "un pequeño disquete", dijo el ministro en un lapsus, ya que se refería al disco compacto.

Con motivo de la novedad en la forma de presentación, tanto Solbes como Marín hicieron una breve declaración en el Salón de los Pasos Perdidos, en el que se había colocado una gran pantalla, antes de proceder a la entrega del CD y explicar a los medios las razones de haber prescindido del papel.

Por su parte, Marín recogió el disco para hacerlo llegar "inmediatamente" a la Mesa del Congreso, que procederá a su calificación formal, y a continuación se enviará a los 350 diputados para consultarlo en sus nuevos ordenadores.

Así, los conocerán "en tiempo real", se ahorrará "un enorme gasto de distribución", se facilitará la consulta y se ganará "transparencia" en el debate, explicó Marín.

Agradeció a Solbes que "haya comprendido" la necesidad de empezar a hacer los trámites parlamentarios "sin papeles", y lamentó que en el Congreso "a veces se confunde la tradición con las sinergias", hecho que espera empezar a corregir, dijo.

"Además, quién sabe si le hemos salvado la vida a algún que otro arbolito", bromeó el presidente del Congreso.

NOTICIAS RELACIONADAS