Estalla un artefacto en una central eléctrica abandonada en Zaragoza

La bomba estalló poco después de las ocho de la mañana en una pequeña central eléctrica, no operativa desde hace diez años, en Añón (Zaragoza), en la Sierra del Moncayo, según fuentes de la Delegación del Gobierno.

La explosión se produjo después de que dos comunicantes anónimos en nombre de ETA, en llamadas telefónicas a la DYA de Vizcaya y Guipúzcoa, alertaran de la colocación del artefacto.

El alcalde del municipio de Añón, José Antonio Isacho, indicó a Efe que desde hace unos diez años la central, que se encuentra a unos cinco kilómetros del pueblo y en una zona despoblada, no está en funcionamiento. También señaló a Europa Press que la explosión no ha sido muy fuerte, porque no ha causado ningún destrozo.

No se han producido daños, ha confirmado el delegado del Gobierno

El delegado del Gobierno en Aragón, Javier Fernández, confirmó este extremo, ya que el artefacto sólo ha dejado un  agujero unos 60 centímetros de diámetro y de alrededor de 50 de profundidad. Además, en el lugar se han hallado restos metálicos que probablemente se corresponden con la caja en la que los terroristas introdujeron los explosivos

También precisó que no sabían la hora exacta en que se produjo la explosión, ya que cuando llegaron los efectivos de la Guardia Civil "ya se había producido", lo que comprobaron los equipos de desactivación de explosivos desplazados al lugar.

En principio, se pensaba que podría haber un segundo artefacto, pero el delegado del Gobierno lo ha descartado, tras una minuciosa inspección de la zona.

El artefacto estaba compuesto por unos dos kilos de explosivos, según informaron  fuentes de la investigación, aunque no pudieron determinar de qué tipo se trataba.

EL delegado del Gobierno reiteró que serán los especialistas quienes determinen la potencia del explosivo y destacó que en ningún momento ha habido peligro para nadie, ya que la Guardia Civil acordonó rápidamente la zona y el operativo funcionó perfectamente.

No quiso vincular este atentado con el último comunicado difundido por ETA y añadió que esta es una acción más de la banda terrorista que busca protagonismo y que "afortunadamente no ha producido ningún daño".

La central hidroeléctrica, conocida como La Morca, es propiedad del Ayuntamiento de Añón, localidad ubicada a unos cien kilómetros de Zaragoza, cerca de Soria.

Hasta su cierre la explotaba Eléctricas Reunidas de Zaragoza (ERZ), del grupo Endesa, y se abastecía de caudales de agua procedentes de los pequeños ríos Morca y Valdemanzano, que nacen en el Moncayo.

Comunicado de la banda

Este atentado se produce después de que ETA haya hecho público un comunicado remitido a Garaen el que admite que "estamos ante nuevas oportunidades" que pueden llevar a "lograr una situación democrática en la que se reconozca los derechos de Euskal Herria", pero advierte de "nuevos riesgos".

Sin embargo, la banda terrorista atentaba el sábado con una furgoneta-bomba en un polígono industrial cercano a Ávila, aunque sólo causó daños materiales.

NOTICIAS RELACIONADAS:

Mostrar comentarios

Códigos Descuento