El alcalde de Barcelona, Jordi Hereu.
El alcalde de Barcelona, Jordi Hereu. ACN

El alcalde de Barcelona, Jordi Hereu, apuesta por regular la prostitución para impedir su ejercicio en el espacio público, ya que esta actividad acaba "desertificando" las calles hasta impedir su uso por parte de los ciudadanos. Aún así, recuerda que se trata de un "fenómeno universal" que precisa "respuestas globales".

Hereu se niega a pensar que la prostitución sea la imagen de la ciudad"Deberíamos tener normas que evitasen la proliferación del fenómeno en el espacio público", afirma Hereu sobre una actividad que recuerda que no está regulada. En declaraciones a TV3, el alcalde especifica que se niega a pensar que la prostitución sea la imagen de la ciudad.

Hereu responde así a las últimas informaciones e imágenes de este verano en Barcelona, que alertaban de la degradación de la ciudad como consecuencia también de un turismo de bajo coste, y a las denuncias de que la ordenanza del civismo aprobada por el consistorio hace tres años no ha servido para atajar algunos problemas de convivencia.

Descarta crear alguna 'zona roja' que acoja el conjunto de la prostituciónEn cualquier caso, niega que sea el Ayuntamiento quien deba regular esta actividad, y descarta crear alguna 'zona roja' que acoja el conjunto de la prostitución, como sucede en otras ciudades europeas. Así, desestima el punto de vista de sus socios de gobierno de ICV-EUiA, porque sería imposible que alguna zona de residentes de la ciudad decidiera convertirse en un prostíbulo.

El alcalde recuerda que el proyecto político que encabeza quiere hacer de Barcelona una ciudad de residentes en cualquier parte, y por lo tanto rechaza "desertificar un barrio para llevar allí todo lo que la gente no quiere vivir".

Hereu asegura que la ordenanza "pionera" aprobada por Barcelona ha permitido avanzar en muchos aspectos para "afrontar los retos del espacio público", y prometió que, con la ayuda de los comerciantes y los vecinos del casco antiguo de la ciudad, esta zona saldrá adelante y se conseguirá tener un corazón urbano "en condiciones". "Cuando los focos se vayan, el esfuerzo continuo del Ayuntamiento continuará en La Rambla", indica.

Cuando los focos se vayan, el esfuerzo continuo del Ayuntamiento continuará en La RamblaAsimismo, descarta poder sentirse "orgulloso" de las imágenes aparecidas durante los últimos días en algunos medios de comunicación, pero recuerda que al tiempo que se tomaban dichas fotografías la ciudad acogió el Congreso de la Sociedad Europea de Cardiología, al que asistieron más de 30.000 especialistas en la materia traídos por el atractivo de la ciudad, y "eso también es Barcelona y Catalunya".