Atocha ya es la estación Almudena Grandes

Placa de la estación Madrid Puerta de Atocha.
Placa de la estación Madrid Puerta de Atocha.
Europa Press
Placa de la estación Madrid Puerta de Atocha.

La estación de Atocha ha cambiado este viernes de denominación y ha fijado a la "puerta de entrada" de Madrid el nombre de la escritora e hija predilecta de la capital Almudena Grandes, la "mejor embajadora" de la ciudad.

Así la ha denominado la ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez, en el acto de presentación de la nueva estación Madrid-Puerta de Atocha-Almudena Grandes, denominación que ya se recogía por el Boletín Oficial del Estado (BOE) del 11 de noviembre de 2022 y que hoy se incluye con una placa en su Jardín Tropical.

Sánchez ha destacado la figura de la autora de 'El corazón helado' como una de las "mejores retratistas" de Madrid y considera que añadir su nombre a la antigua Estación del Mediodía supone "que se está construyendo un país más sabio en el que caben todos".

"Una ciudad que, como decía Almudena, es hermosa pero no lo sabe. Una ciudad que camina deprisa, que habla deprisa, que todo lo hace deprisa pero que hoy se detiene para abrirle sus brazos", ha destacado en su intervención la ministra.

Enseñó a mirar "sin miedo" al pasado 

Asimismo, Sánchez ha agradecido a Grandes que a través de sus novelas permitiera a España mirar "sin miedo" a su pasado, dando la oportunidad "mirando al frente de tener un futuro digno". Es por ello que ha asegurado que no se trata de un homenaje solo de Madrid, sino del conjunto de España.

"Solo blindando la memoria de cuanto ocurrió podremos recuperar la autoestima colectiva y mejorar como sociedad. Esta es una de sus grandes lecciones", ha añadido la ministra de Transportes.

Ha recordado cómo Grandes apostó en sus obras por "conciliar pasado, presente y futuro", colocándose como una cronista de una España de posguerra y franquismo que luego consiguió llegar a al Transición y huir así de "la peor de sus pesadillas". "No hay sociedad que prospere cerrando los ojos al sufrimiento de quienes asfaltaron el camino con su sangres, sus huesos y con sus lágrimas", ha expuesto la titular de Transportes.

El "amor" de Grandes por Madrid

Durante la presentación de la nueva denominación, se ha loado el "amor" que profesaba la escritora por la ciudad. Un sentimiento que "contagia", aún, a sus lectores y les conecta con "ese hada madrina populachera y generosa", como la autora definió a la capital de España.

"Gracias por tus novelas; gracias por tu compromiso; gracias por cambiar a mejor nuestra manera de ser y de pensar. Gracias por tanto, Almudena", ha concluido.

Fue en 2018, durante la lectura del pregón de las fiestas de San Isidro, donde Grandes, casada con el poeta y director del Instituto Cervantes Luis García Montero, dejó patente su amor y defensa de la ciudad de Madrid con la lectura de un claro homenaje a la ciudad que la vio nacer, crecer y convertirse en escritora.

"Como un hada madrina populachera y generosa, Madrid hace a sus hijos dos regalos en el instante de su nacimiento. Uno es el agua, la incomparable delicia de beber directamente del grifo. El otro es el anonimato. Porque en esta villa plebeya, que se enorgullece de su condición tanto o más que otras de sus viejos y aristocráticos blasones, nadie es más que nadie", comenzaba Grandes desde el balcón de la Casa de la Villa, en la plaza homónima.

"Un caos misteriosamente ordenado"

La autora, que emuló a Galdós con sus 'Episodios de una Guerra Interminable', describió a la capital como "un caos misteriosamente ordenado, la Villa que se ha fundado a sí misma a espaldas de Palacio, y que no es distinguida, ni falta que le hace" y lamentaba a continuación que "Madrid es una ciudad que se quiere poco, mucho menos de lo que debería".

Destacó que "es una ciudad muy hermosa, una urbe inmensa, con grandes edificios, con amplias avenidas, con parques antiguos y muchísimos árboles, y sin embargo, se sigue escuchando a diario las célebres tonterías del secarral y del poblachón manchego".

"Todos los días alguien se burla del Manzanares porque no entiende nada. Que el verdadero río de Madrid es La Castellana. Que su virtud suprema es la velocidad. Que su patrimonio más valioso es su espíritu de resistente, la feroz determinación con la que se aferra a la vida hasta en los momentos peores, que los hemos tenido, y han sido muchos, y muy malos", explicó a los allí congregados.

"Capital del dolor, capital de la gloria, esta es la ciudad que nunca se detiene, una superviviente capaz de renacer una y otra vez de sus propias cenizas", manifestó.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento