Un buque de Hacienda captura un velero cocaína mientras remolcaba otro

Uno de los barcos con cocaína interceptados en aguas de Canarias.
Uno de los barcos con cocaína interceptados en aguas de Canarias.
Guardia Civil

El buque Fulmar, dependiente del Servicio de Vigilancia Aduanera (SVA) de la Agencia Tributaria, ha capturado en aguas de Canarias un velero con cocaína mientras remolcaba otro, que también ocultaba este estupefaciente en su interior.

Esta operación fue realizaba junto a la Guardia Civil y la Policía Nacional, mientras que las actuaciones estaban dirigidas por el Juzgado Central de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional y la Fiscalía Antidroga.

Según informó el Instituto Armado este miércoles, en los dos veleros se ha encontrado una cantidad total de 1.100 kilogramos de cocaína, que fueron trasladados al puerto de Tenerife para su puesta a disposición judicial.

Esto sucedió después de que el buque Fulmar, mientras remolcaba un velero con droga encontrado en aguas de Canarias, recibiera una alerta del Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (Citco). Este órgano, dependiente del Ministerio del Interior, comunicó que EEUU había avisado de la presencia en aguas canarias de otro velero con droga.

Condiciones difíciles

Este segundo barco, denominado My Love, podría encontrarse cerca de la posición del buque Fulmar. Como consecuencia de lo anterior, el patrullero del SVA recibe instrucciones para dirigirse la embarcación sospechosa, que es localizada y abordada en la tarde del 3 de marzo a unas 350 millas de Santa Cruz de Tenerife.

El velero, que tenía pabellón de Bélgica, transportaba una cantidad indeterminada de fardos de los utilizados habitualmente para el transporte de cocaína. Tras contar con la autorización de las autoridades belgas, se procede a abordar la nave, a la incautación de la cocaína que portaba la embarcación y a la detención de sus dos tripulantes, de nacionalidad española.

La Guardia Civil destacó que las condiciones para la captura de ambos veleros fueron muy complicadas, debido, en el primer caso, a la situación de la mar, y en el segundo, al hándicap de llevar a remolque al primer barco intervenido, lo que hizo que las maniobras resultaran mucho más dificultosas. A pesar de ello, la rápida actuación y experiencia de los agentes del SVA actuantes impidió que se produjesen incidentes y permitió el éxito de la operación en una de las escasas ocasiones en que se lleva a cabo una doble intervención en un mismo operativo naval.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento