El gigante farmacéutico estadounidense Pfizer pagará la cifra récord de 2.300 millones de dólares (unos 1.600 millones de euros) como conciliación tras recibir acusaciones civiles y criminales por haber realizado prácticas comerciales fraudulentas en el pasado con algunos medicamentos, según un acuerdo extrajudicial que se conocerá en detalle el miércoles. La farmacéutica retiró Bextra del mercado por reacciones adversas

Las acusaciones involucraban al analgésico para la artritis Bextra, que la farmacéutica retiró del mercado en 2005 por reacciones adversas, y otros fármacos.

El acuerdo será revelado por el Departamento de Justicia de EE UU y el Departamento de Salud y Servicios Humanos, según una fuente consultada.

Este acuerdo sería el mayor de la historia por acusaciones de comercializar de manera irregular medicamentos bajo prescripción médica, superando los 1.420 millones de dólares (unos 996 millones de euros) que acordó pagar Eli Lilly and Co a comienzos de año por las ventas de su fármaco para la esquizofrenia Zyprexa para usos no autorizados.

Culpable en 2004

Pfizer había sido hallado culpable en el 2004 de un cargo criminal por haber realizado tácticas inapropiadas de venta del medicamento para la apoplejía Neurontin, aunque este caso no estaba relacionado con el de Bextra. Sus prácticas de marketing estuvieron bajo la lupa federal

Debido a esto, sus prácticas de marketing estuvieron desde entonces bajo la lupa federal.

En el caso anterior, la subsidiaria de Pfizer Warner Lambert había sido acusada de ofrecer Neurontin para usos no autorizados.