Feijóo censura las acusaciones de Irene Montero: "Es gravísimo que el Gobierno sea el primer 'hooligan' de la política de Estado"

El presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo, en una imagen de archivo.
El presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo, en una imagen de archivo.
EUROPA PRESS

"Es gravísimo que el Gobierno de España sea el primer hooligan de la política de Estado". Con estas palabras, el presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo, ha condenado la acusación que esta mañana ha vertido la ministra Irene Montero sobre el principal partido de la oposición por "promover la cultura de la violación", según la impulsora de la nueva ley 'solo sí es sí'.

El líder popular cree que Montero está atravesando por "sus peores momentos" dado que su proyecto estrella está generando efectos adversos, al permitir rebajas de condenas a agresores sexuales y violadores, incluso, excarcelaciones. No obstante, también sostiene que la  responsabilidad de esta situación es "del Gobierno de Sánchez en su totalidad, del Partido Socialista y de la señora [Irene] Montero".

De ahí que Feijóo haya pedido a la ministra de Igualdad que no se ponga "nerviosa", que "asuma su responsabilidad" y "que no siga embarrando la política española". Y, una vez más, ha pedido su dimisión: "Esta ministra lo que tenía que hacer era recoger su despacho". Porque, para el popular, es "un disparate que el Gobierno siga sin modificar la ley, sin rectificar la ley y que esta ministra le dé lecciones a los demás", cuando este martes el Tribunal Supremo "acreditó" que la ley 'solo sí es sí' "hay que aplicarla y que favorece las penas" a los agresores y no a las víctimas.

Asimismo, Feijóo ha denunciado los nombramientos del TC y las "mentiras" del ministro del Interior sobre la tragedia en la valla de Melilla, dos polémicas que abarcaron la jornada de este martes y que el líder de la oposición ha vuelto a condenar este miércoles, en que el ministro Marlaska acude al Congreso a comparecer sobre los sucesos del 24 de junio.

Sobre los nombramientos de un ex ministro de Justicia y una ex directora general de Moncloa para el TC, el presidente del PP ha advertido de que lo pondrá en conocimiento de las instituciones europeas la politización de la Justicia y de los órganos del Estado en nuestro país. También ha aprovechado esta polémica para argumentar que su partido no haya renovado el CGPJ, que lleva bloqueado cuatro años. "La mayoría de los españoles están descubriendo por qué no fue posible hacer un acuerdo en el Consejo General del Poder Judicial. Y no fue posible porque el Gobierno nunca renunció a politizar la justicia".

"Cómo es posible que el ministro [Juan Carlos Campo] que lleva a Consejo de Ministros el indulto de los sediciosos pueda formar parte de un tribunal que va a valorar los recursos de inconstitucionalidad sobre las cuestiones que afectan a la sedición o que afectan a la integridad del Estado. Eso es una incompatibilidad manifiesta y no llega con que se abstenga en la votación, porque al final forma la opinión y criterio con el conjunto y al resto de los miembros del Tribunal Constitucional. Eso es incompatible con las democracias occidentales y eso es incompatible con las propuestas del comisario de Justicia Europeo", ha denunciado este miércoles.

A estas dos polémicas, se suma la de la nueva investigación de medios internacionales que este martes desveló que hubo fallecidos en suelo español en la tragedia de la valla de Melilla, en contra de lo que ha estado defendiendo el ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska. El líder de la oposición ha cargado contra la "complicidad" del presidente Pedro Sánchez y el ministro del Interior en las explicaciones sobre los sucesos de la valla de Melilla. "El presidente del Gobierno no puede cesar al ministro del Interior y el ministro del Interior se siente muy cómodo con un presidente del Gobierno que le ha felicitado por su trabajo", ha asegurado apoyándose en las imágenes de la investigación que "acreditan que ambos han mentido".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento