El líder de la milicia de ultraderecha Oath Keepers es declarado culpable de sedición por el asalto al Capitolio

  • Es el cargo más grave de los presentados contra los detenidos por la insurrección contra la victoria de Biden.
  • La Fiscalía acusó al grupo de guardar armas, munición y granadas de mano en un hotel cerca de Washington.
El fundador del grupo de extrema derecha Oath Keepers, Stewart Rhodes, en una pantalla, durante una sesión del Comité del Congreso de EE UU que investiga el asalto al Capitolio.
El fundador del grupo de extrema derecha Oath Keepers, Stewart Rhodes, en una pantalla, durante una sesión del Comité del Congreso de EE UU que investiga el asalto al Capitolio.
RON SACHS / ZUMA / EUROPA PRESS

Un jurado federal de Estados Unidos halló este martes culpable de conspiración para cometer sedición al fundador del grupo de extrema derecha Oath Keepers (guardianes del juramento), Stewart Rhodes, de 57 años, por su papel en el asalto al Capitolio del 6 de enero de 2021.

Los doce miembros del jurado también hallaron culpable del mismo cargo a Kelly Meggs (53 años), otro de los miembros del grupo, mientras que absolvieron a los otros tres integrantes de Oath Keepers a los que se juzgaba: Kenneth Harrelson, Jessica Watkins y Thomas Caldwell, informa Efe.

El juicio, que comenzó el pasado 3 de octubre en Washington, ha dirimido el papel que desempeñaron estos cinco militantes de Oath Keepers a la hora de intentar detener por la fuerza el proceso de ratificación en el Congreso de la victoria electoral de Joe Biden en las elecciones presidenciales de 2020, en las que el demócrata le arrebató la Presidencia al republicano Donald Trump.

Durante el juicio, la Fiscalía les acusó de haber guardado armas, munición y granadas de mano en un hotel cercano a la capital estadounidense con el objetivo de impedir a varios congresistas certificar las elecciones.

Rhodes y Meggs, que se declararon inocentes durante el juicio, se enfrentan ahora una sentencia máxima de hasta 20 años en una prisión federal, según informó la cadena CNN.

"Reaccionar" si Trump lo pedía

Durante el asalto al Capitolio, que dejó cinco fallecidos y más de 140 agentes heridos, Rhodes se mantuvo fuera del edificio supervisando la operación, mientras que Meggs encabezó un grupo de 14 personas hasta el interior del edificio, donde se dividieron en dos subgrupos de siete, uno dirigido al Senado y el otro a la Cámara de Representantes.

La defensa de Rhodes, por su parte, trató de convencer al jurado de que los grupos armados de Oath Keepers que había apostados en hoteles alrededor de Washington no tenían intención de impedir la confirmación de Biden, sino de "reaccionar" en caso de que Trump les pidiera intervenir.

Esa petición que, según la organización de ultraderecha, el presidente hubiera podido realizar en virtud de una norma de 1807 que permite al comandante en jefe de las Fuerzas Armadas pedir a grupos paramilitares ciudadanos hacer cumplir la ley, habría estado destinada a proteger a personajes "de alto nivel" que acudieron a la manifestación pro Trump de ese día frente al Capitolio.

La acusación, sin embargo, consideró que los integrantes del grupo tenían pensado usar la fuerza para impedir la confirmación de Biden independientemente de lo que dijera Trump.

Un exparacaidista en prisión preventiva

Los Oath Keepers son una organización poco estructurada vinculada a milicias ciudadanas que, pese a aceptar a cualquiera como miembro, centra sus tareas de reclutamiento en exmilitares, policías y personal de primeros auxilios.

Stewart Rhodes ha estado al frente del grupo desde que lo fundó, en 2009. Se trata de un antiguo paracaidista del Ejército que actualmente se encuentra en prisión preventiva en Texas, después de un fallo judicial en el que se alertaba de que cuenta con la capacidad para "financiar insurrecciones futuras", informa Europa Press.

El caso de Rhodes fue la primera acusación importante que cayó sobre un miembro de estas milicias presentes en las revueltas del 6 de enero. Hasta ese momento, el resto de integrantes de esos grupos, como Proud Boys o Three Percenters, si bien fueron acusados de conspirar para entorpecer un proceso legal, no incluía el matiz de sedición, que cuenta con una fuerte carga política.

La sedición y conspiración son los cargos más graves que se han presentado contra las aproximadamente 850 personas que han sido detenidas por su participación en aquellos disturbios. La principal acusación que han presentado los fiscales es la de ingresar de manera ilegal en un lugar restringido, mientras que el resto de las más recurrentes son por agresión o resistencia a la autoridad.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento