La OCDE alerta de que la brecha de género laboral continúa muy alta y que aumenta con la edad y con la dificultad de movilidad

Mujer trabajadora, empresa, empleada, trabajo, igualdad, brecha salarial
Mujer trabajadora
GOBIERNO DE ARAGÓN - Archivo

La brecha de género sigue en niveles altos, con hasta un 12% según los ingresos medios para trabajadores a tiempo completo. Así lo demuestra un informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), que indica que el aumento de la edad y la dificultad de la movilidad laboral son dos de los factores que propician que esta brecha se incremente cada año.

También refleja que la mayor parte de esta desigualdad se concentra dentro de las empresas. Alrededor de las tres cuartas partes de esta brecha salarial de género se debe a que las empresas pagan más a los hombres que a las mujeres a pesar de tener habilidades similares. Esto se refleja principalmente en diferencias de tareas y responsabilidades más que diferencias en pago por trabajo de igual valor. La cuarta parte restante de la brecha salarial de género resulta de la concentración de mujeres en empresas e industrias de bajos salarios.

El estudio también explica que la brecha salarial de género tiende a aumentar con la edad. En la mayoría de los países, aumenta a lo largo de la vida laboral (por ejemplo en países de Europa Occidental o Japón). En varios otros países, aumenta hasta los 35 años, pero luego disminuye gradualmente (por ejemplo, en países de Europa Central o Reino Unido).

Otra de las conclusiones es que las crecientes brechas salariales de género con la edad se reflejan en gran medida a las diferencias en la movilidad laboral. Las mujeres tienen menos probabilidades de ser promovidas. En parte, esto se debe a que es más probable que las mujeres trabajen a tiempo parcial y que los trabajadores a tiempo parcial tengan menos probabilidades de ser promovidos.

Las mujeres también tienen menos probabilidades de cambiar de empresa que los hombres y, cuando lo hacen, es menos probable que obtengan aumentos salariales significativos. Esto sugiere que las mujeres cambian de trabajo con menos frecuencia por consideraciones profesionales y, más a menudo, por motivos familiares.

Por último, también hace referencia a las interrupciones en la carrera profesional alrededor de la edad del parto porque contribuyen a las diferencias en el crecimiento salarial entre padres y madres ("penalización por maternidad"). 

Las interrupciones en la carrera acarrean considerables pérdidas de ingresos, que oscilan entre el 4 y el 8% de los ingresos previos a la interrupción, según su duración y las habilidades de las madres. 

Las pérdidas de ingresos reflejan en parte el papel de la experiencia perdida cuando están sin trabajo y en parte el hecho de que muchas mujeres cambian a tiempo parcial con menos oportunidades de progreso profesional.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento