Los hijos de las mujeres maltratadas recibirán atención psicológica en la Región. Este nuevo servicio, que acaba de ponerse en marcha y que está financiado por el Ministerio de Igualdad y el Instituto de la Mujer, espera atender este año a 140 menores.

Trastornos físicos, terrores nocturnos, alteraciones del sueño, cansancio, falta de apetito y depresión son algunas de las secuelas que padecen los menores que han vivido situaciones de violencia de género en sus casas.

Cada menor recibirá 14 sesiones psicológicas y el tipo de tratamiento se determinará en función del caso. «Hay que pensar que tenemos niños que han visto cómo su padre mataba a su madre», dijo ayer Joaquín Bascuñana, consejero de Política Social, Mujer e Inmigración.

Los psicólogos de la Asociación Quiero Crecer serán los encargados de atender a los 140 niños. Los interesados podrán informarse llamando al 112 o solicitando cita previa en el 901 101 332.

3 preguntas a Concha López, presidenta de la asociación Quiero Crecer

1 Desde el 20 de julio prestan servicio psicológico a hijos de mujeres maltratadas de manera experimental ¿qué características suelen tener los pacientes?

Hemos tratado a 20 niños de Alcantarilla, Totana, Cartagena y Caravaca. La mayoría, de entre 7 y 13 años. Suelen tener bajo rendimiento escolar, miedos, tristeza y ansiedad y reacciones agresivas con las madres.

2 ¿Hay riesgo de que los hijos de las mujeres maltratadas puedan ser maltratadores cuando sean adultos?

Hay estudios que indican que un tercio de los maltratadores han sufrido o vivido malos tratos. De ahí la importancia de que reciban un tratamiento psicológico cuanto antes para que no reproduzcan esos comportamientos.

3 ¿Qué tipo de terapias aplican a estos menores?

Tratamos de que expresen verbalmente o con juegos lo que han vivido, individualmente y en grupo. Luego intentamos que desarrollen su autoestima y de que dejen de culpabilizarse.