Noelia Núñez  Diputada del PP en la Asamblea de Madrid
OPINIÓN

Seremos luz

Varias personas pasan por una tienda de ropa con las luces apagadas en Madrid.
Varias personas pasan por una tienda de ropa con las luces apagadas en Madrid.
JUAN BARBOSA / EP

El socialismo es el mejor sinónimo de control. El socialismo ansía controlar cualquier parcela de nuestra vida y tomar decisiones por nosotros. Quieren controlar la educación que recibimos y decidir el colegio en el que tenemos que estudiar. Quieren controlar en qué gastamos nuestro dinero y decidir por nosotros a lo que debemos destinarlo. Desean controlar cómo nos informamos y, por supuesto, tomar ellos la decisión de lo que debemos pensar.

Este verano el Gobierno de Pedro Sánchez decidió unilateralmente restringir la libertad de los comercios para mantener sus escaparates encendidos y regular, a su vez, la temperatura a la que debían estar. Una intromisión sin precedentes enmarcada en supuestas medidas de ahorro energético. "Es por vuestro bien", así justifican siempre la intromisión en nuestra esfera personal. No nos engañemos, nunca es por nosotros ni, desde luego, por el supuesto ahorro energético. Si les preocupara el ahorro, dejarían de usar el Falcon para ir a conciertos o el helicóptero para trayectos de 20 kilómetros.

Es incomprensible la premura por eliminar el delito de sedición con nocturnidad en el Congreso

Ahora asistimos atónitos a una nueva incongruencia del Gobierno de España. Mientras, por ejemplo, el alcalde socialista de Vigo enciende eufóricamente las luces de Navidad de su ciudad, los comercios de Fuenlabrada tienen que apagar sus escaparates a las diez de la noche bajo amenaza de multa. El claro ejemplo del intervencionismo que busca arruinar a quienes pelean a diario por sacar adelante sus proyectos, su propia vida, sin depender del Estado.

Es incomprensible que la ministra Maroto, ahora candidata al Ayuntamiento desde un ministerio, no haga absolutamente nada por derogar una medida inútil e injusta, que demuestra la inconsistencia socialista. Es incomprensible la premura por eliminar el delito de sedición con nocturnidad en el Congreso, pero que nadie en el Gobierno se acuerde de los comercios.

Que nadie se equivoque. Esto forma parte de un plan perfectamente orquestado por los que quieren un cambio de modelo, por los que quieren destruir nuestra democracia. Seremos luz los que defendamos la libertad pese a la oscuridad del Gobierno. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento