¿Existe el 'síndrome de Rambo'? La explicación a los comportamientos violentos entre las tropas de Putin que denuncia Nikita Chibrin

Nikita Chibrin, el soldado ruso que solicita asilo político en España.
Nikita Chibrin, el soldado ruso que solicita asilo político en España.
Telegram

A principios de esta semana, Nikita Chibrin, un desertor ruso que buscó asilo en España, afirmó que las tropas de Putin estaban sufriendo de un supuesto 'síndrome de Rambo', que los hacía creerse invencibles y cometer toda clase de atrocidades contra la población ucraniana. De hecho, comentó el caso de una madre y una hija que fueron violadas en la ciudad de Andriivka por cuatro militares rusos. Chibrin también explicó que estuvo bajo el mando del comandante Azatbek Omurbekov, conocido como 'el carnicero de Bucha', cuyas tropas fueron acusadas de perpetrar varias masacres y de abusar sexualmente de mujeres y niñas cerca de esa ciudad.

Estos comportamientos agresivos, violentos y destructivos por parte de las tropas rusas horrorizan a la sociedad del siglo XXI. Sin embargo, la realidad es que no son una novedad. Tal y como explicó Alfredo Guijarro, socio fundador de la Sociedad Española de Psicología de Urgencias, Desastres y Emergencias (SEPADEM) a 20minutos, "estos comportamientos son tan antiguos como la historia del hombre", ya que en las guerras del pasado cuando se ordenaba la ocupación de un territorio las tropas saqueaban y destruían las ciudades y masacraban a la población.

De hecho, un artículo publicado en 2015 por la Universidad de Oxford acerca de la prevalencia de comportamientos agresivos y violentos en el personal militar desplegado en Irak y Afganistán reveló que el comportamiento agresivo prevalecía tanto en el personal que estaba en servicio como en el que lo había estado anteriormente. Sin embargo, se debe matizar que esto solo ocurrió en algunos casos. También se reveló que existe una relación entre la exposición al combate y la violencia y agresión física posterior al despliegue. En concreto, se evidenció que la violencia aumentó en intensidad y frecuencia por la exposición a los traumas de combate.

Por encima del bien y del mal

El psicólogo afirma que el 'síndrome de Rambo' no existe como tal, aunque sí reconoce que el término ha sido utilizado a raíz de la película de Sylvester Stallone para hacer referencia a las personas que se sienten vulnerables y que asumen toda clase de riesgos porque "creen que están por encima del bien y del mal". Además, matiza que este comportamiento no solo está presente en militares, sino también en las personas que practican deportes extremos, debido a que, a pesar de estar conscientes del riesgo de muerte que implica practicarlos, toman esa decisión porque necesitan gastar esa adrenalina que tienen acumulada en el cuerpo.

Con respecto a las declaraciones del desertor ruso, el psicólogo considera que lo que podría estar sucediendo dentro de las tropas de Putin no es precisamente el 'síndrome de Rambo', sino que estaría relacionado con la psicología de masas, rama que se encarga de estudiar por qué los individuos se contagian del comportamiento de los demás y repiten estas acciones sin cuestionarse. En otras palabras, cuando se actúa en grupo las individualidades se pierden y las personas terminan ejecutando las acciones que el líder quiere que hagan.

"Si el líder es positivo llevará a la masa a realizar buenas acciones, por el contrario, si es un líder negativo conseguirá que la masa realice acciones negativas", continúa el especialista. En el caso del soldado ruso, él mismo confesó haber estado bajo las órdenes de 'el carnicero de Bucha', lo que explica el comportamiento agresivo y violento de las tropas a su mando. Por lo tanto, estas tenían carta abierta para cometer toda clase de atrocidades "como si se tratara de un conflicto medieval". 

Por su parte, un psicólogo militar que prestó servicio en Afganistán, explicó a 20minutos que estos comportamientos violentos están documentados en escenarios de guerra y que fueron evidentes durante las guerras mundiales, la guerra de Vietnam, las de África y muchas otras. Explicó también que tienen que ver con "deshumanizar al enemigo, con la dureza de la guerra y hasta con el hecho de perder compañeros", debido a que ven al oponente como una cosa "inferior y malvada" y no como una persona. Además, destacó la relevancia de sentimientos como la rabia y el odio y la relación que guarda con el estrés postraumático.

El papel del miedo

El socio fundador de SEPADEM explica que, en ocasiones, las personas pueden sufrir de una patología que los lleve a comportarse de esa forma violenta, pero que "muchas veces no es un comportamiento patológico, sino humano". Afirma que existen militares rusos comprometidos con la idea de la invasión, que la justifican porque creen que Ucrania es parte de Rusia, pero que eso no significa que avalen las violaciones de derechos humanos cometidas contra la población ucraniana.

Además, destaca que el miedo es un condicionante muy potente. En primer lugar, el miedo por parte de Rusia a un posible despliegue de las tropas de la OTAN fue uno de los motivos que provocaron el inicio de la invasión. El miedo al oponente siempre ha estado presente "y como dice el refrán, no hay mejor defensa que un ataque", continúa Guijarro. También existe el miedo a las consecuencias que puede llevar el no cumplir con las órdenes de los superiores. De hecho, en algunos países los tribunales militares pueden sentenciar a la pena de muerte si no se cumplen las órdenes dadas. 

Actualmente, en Rusia hay una moratoria de la pena de muerte, aunque la realidad es que en junio de este año un tribunal prorruso de la autoproclamada república de Donetsk condenó a muerte a dos británicos y a un marroquí que peleaban por Ucrania.

Sin embargo, Guijarro explica que también existe "la presión de quedar bien con el grupo, y el miedo a estar señalado por los demás hace que cometas ese tipo de acciones". Sin embargo, existen personas cuyos principios y sentimientos no les permiten seguir esas acciones violentas que están presentes en el grupo y de hecho, comenta, que eso es lo que pudo haberle sucedido a Nikita y que, por este motivo, ha decidido denunciarlo. 

Asimismo, expresa que en este momento de la guerra, cuando Ucrania sigue ganando terreno, lo más probable es que ese 'síndrome de Rambo' ya no se encuentre tan presente en los soldados rusos, porque se han dado cuenta de que no son invencibles y de que ese 'enemigo inferior' sí puede hacerles daño. De hecho, infiere que en estos momentos ya podría estarse dando en los soldados la fase del estrés postraumático.

El consumo de alcohol y drogas también puede jugar un papel importante en la aparición de estos comportamientos agresivos. Según el psicólogo, "el alcohol te desinhibe y te puede volver agresivo, al mismo tiempo que te quita el miedo y hace que hagas cosas que normalmente no harías". Además, algunos estimulantes como las anfetaminas han sido consumidas en guerras anteriores por los soldados para que no tuvieran la necesidad de descansar y pudieran seguir combatiendo.

El comportamiento agresivo y violento por parte de las tropas rusas hacia la población ucraniana y los hechos denunciados por Nikita Chibrin recuerdan el caso del exsoldado estadounidense Robert Bales, quien en marzo del 2012 asesinó a 16 civiles afganos en la provincia de Kandahar, la mayoría de ellos mujeres y niños. Durante el juicio, sus abogados alegaron que sus acciones fueron producto de su estrés postraumático combinado con un traumatismo craneoencefálico y el consumo de drogas. Según sus propias palabras, él firmemente creía que si no hubiera asesinado esas personas, "40 soldados estadounidenses hubieran muerto" a manos de los talibanes esa noche.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento